Enviar
Viernes 17 Junio, 2011


Fortalecer la CCSS debe ser una prioridad nacional. Analizar su estado y formular una propuesta que garantice su futuro es un esfuerzo que requiere la participación de todos los costarricenses

Fortalecer la Caja es una tarea nacional

La Caja Costarricense de Seguro Social es uno de nuestros mayores logros históricos y, probablemente, la institución más apreciada del país.
Su objetivo de proporcionar servicios de salud en forma integral a toda la población es, desde mediados del siglo XX, pilar fundamental del desarrollo nacional.
Gracias a la CCSS, muchas generaciones han disfrutado de una mayor esperanza de vida, una menor mortalidad infantil y de servicios clínicos de calidad para la atención de patologías como el cáncer, el sida y la hemofilia entre otras.
Sus programas de trasplantes de órganos brindan esperanza a las personas que no tienen otra opción médica para continuar con vida. Además, la institución administra el régimen de pensiones por Invalidez, Vejez y Muerte y el Sistema de Pensiones del Régimen No Contributivo.
Es indudable que el éxito de su trabajo se debe, no solo a la calidad y el compromiso de la mayoría de sus funcionarios, sino a la aplicación de principios como la universalidad, la solidaridad y la igualdad, los cuales reflejan fielmente uno de los aspectos más importantes de la identidad costarricense: la preocupación por el bienestar del prójimo.
Sin embargo, uno de los más valiosos legados de la primera mitad del siglo XX, afronta en el presente graves problemas que amenazan su estabilidad.
La CCSS arrastra debilidades financieras, de planificación y de gestión. Su estructura ya no responde a las necesidades de la población y requiere una importante inversión en tecnología, capacitación y procesos logísticos.
Constantemente, los medios de difusión informan sobre la sostenibilidad del Régimen IVM, el manejo de las pensiones no contributivas, el pago de facturas pendientes a los proveedores, las cuentas incobrables por más de ¢52 mil millones y el deterioro de los quirófanos de nuestros hospitales, como por ejemplo, el San Juan de Dios.
Con la crisis económica mundial disminuyeron los aportes por concepto de cuotas obrero-patronales, lo que agravó el deterioro institucional. Además, el cambio demográfico y la variación de las enfermedades deben ser atendidas con nuevos enfoques y estrategias, tarea pendiente desde hace varios años.
El análisis de las variables conduce a una clara conclusión: La CCSS necesita una reestructuración integral, lo cual podría representar una tarea incluso más complicada que su fundación, debido a que también hay grupos interesados en convertir la atención médica en un negocio privado.
Desde nuestra óptica, cualquier reforma pasa, necesariamente, por el establecimiento de lazos fuertes y estables con las comunidades. Las autoridades de la CCSS son criticadas por no escuchar las sugerencias y las demandas de la población, de quienes conocen mejor las necesidades.
Fortalecer la CCSS debe ser una prioridad nacional. Analizar su estado y formular una propuesta que garantice su futuro es un esfuerzo que requiere la participación de todos los costarricenses. Por ello, el Partido Acción Ciudadana promueve la creación de una Comisión Especial Mixta que establezca de forma objetiva las bases para fortalecer la institución.
¿Se ha preguntado usted cuántos beneficios ha recibido por parte de la CCSS? ¿Cuántos de sus familiares, por ejemplo, han nacido en centros de salud públicos o han recibido atención médica? Entonces, ¿vale la pena o no emprender la lucha con la responsabilidad histórica que demanda?
La tarea es compleja. Es ahora cuando debemos luchar para garantizar que nuestros hijos reciban los servicios de salud de calidad que merecen. Ese es nuestro compromiso con Costa Rica. La tarea es de todos.

María Jeannette Ruiz Delgado
[email protected]