Logo La República

Domingo, 23 de enero de 2022



FORO DE LECTORES


Foro Pablo Barahona Kruger

| Sábado 15 febrero, 2014


Vale la pena desagregar a los abstencionistas para que no solo se piense, al invocarlos, en protestantes y desentendidos


Entender los abstencionismos es atacarlos

Tres notas altas de las últimas elecciones: la irrupción de nuevas fuerzas políticas con aires nuevos, la crisis del bipartidismo —que en realidad son dos caras de una misma moneda—, y el abstencionismo.
El “partido” más grande lo componen —aunque pasivamente— los abstencionistas, si se repara en que Óscar Arias (2006) se reeligió con el 26,1% en aquella elección en que el abstencionismo alcanzó el 34,8%. Laura Chinchilla fue incapaz de motivar al 31% del padrón de 2010. Y en esta primera ronda de febrero 2014, el abstencionismo rondó el 32% del electorado.
Comprender para vencer. Vale la pena desagregar a los abstencionistas para que no solo se piense, al invocarlos, en protestantes y desentendidos.
Así que, para ir diferenciando, entiéndase que hay dos planos como mínimo. Uno territorial (objetivo) y otro más bien personal (subjetivo).
El abstencionismo no es el mismo en las elecciones locales que en las nacionales ni es paritario en las zonas rurales y urbanas. Solo este 2 de febrero, en las tres provincias costeras, rondó el 40%, mientras en las cuatro provincias de la meseta central no alcanzó el 30% del padrón.
En relación al elemento subjetivo, el abstencionismo consistente, el núcleo duro que no vota en ninguna elección, ronda el 5%. (UCR. 2005)
En cambio, el abstencionismo variable (entre el 26% y el 29%) es más flexible. En una palabra: vencible.
Es síntesis, hay un 5% que no votará sin importar lo que pase, pues nunca ha votado ni espera cambiar su tesitura. En cambio, el resto de abstencionistas, es más variable y atiende distintas razones. (Flacso. 2003)
Abstencionismo atacable. Primero, un abstencionismo estructural que no vota, no porque no quiere, sino porque no puede. El caso de los enfermos, los ausentes, los alejados, los que perdieron su cédula o no se percataron que estaba vencida o aquellos que aún concurriendo a la mesa electoral, no pudieron votar por algún defecto de empadronamiento. Aquí se ubicaban los radicados en el extranjero y los presos.
Segundo, un abstencionismo apático que pasaría por simple ausentismo si no fuera por sus efectos políticos. Aquí a veces opera la ramplona pereza, conjugada no pocas veces con el menosprecio del voto, que no es otra cosa que ignorancia pura y dura.
Tercero, el abstencionismo político que no es más que una protesta cívica que principia la desobediencia civil. No está este sustrato abstencionista, necesariamente, compuesto por malos demócratas, pues contiene una crítica intencional que es válida en democracia (principio de indemnidad), en tanto se dirige contra los partidos o sus candidatos, e incluso, contra el sistema electoral que los sustenta.
Rebuscando, puede sumarse a estas tres formas de abstencionismo, una cuarta expresión: el voto nulo o en blanco. Este último sería una suerte de abstencionismo activo o participativo. Acude a la urna pero invalida su voto al marcarlo de más o de menos, restándole todo sentido o dirección y, por tanto, cualquier valor político.

Abogado
pbarahona@ice.co.cr
 





© 2022 Republica Media Group todos los derechos reservados.