Fondos inmobiliarios: una buena opción
Enviar

Pensando en el largo plazo

Fondos inmobiliarios: una buena opción

En diez años participantes se triplicaron y activos son ocho veces mayores

Durante los últimos diez años luego de la caída de los fondos de inversión financieros, se ha visto un crecimiento de los fondos de inversión inmobiliarios.
Estos pasaron de $122 millones en 2004, a administrar hoy cerca de $1.100, con carteras sólidas y poco apalancamiento.


201407132237540.in222.jpg
El más importante factor que debe tener usted en cuenta al invertir en estos fondos es que no tienen liquidez. Por esto tiene que verse como una inversión de largo plazo.
Si usted necesita el dinero en el corto plazo, la única forma de obtenerlo es ofrecerlo con un castigo al precio, y se debe negociar por medio de la bolsa de valores.
Pero esta limitada liquidez tiene sus beneficios. La tasa promedio que registran en los últimos años en dólares es alrededor del 8%, mientras que las alternativas en certificados de depósito bancarios en esta moneda no son mayores al 3%.
201407132237540.in22.jpg
La mayoría de los fondos inmobiliarios necesitan una inversión inicial de $5 mil, pero existen otros de menor cantidad, e incluso denominados en colones.
Los fondos inmobiliarios hoy representan el 34% de los activos netos del mercado, con más de 7 mil inversionistas, que ven en estos fondos que otorgan sus beneficios por medio de las rentas que cobran a sus inquilinos una inversión segura.
Incluso han evolucionado a instrumentos de desarrollo, aun cuando el mercado no ha terminado de tomar forma, ya se ha liquidado uno con éxito, pero falta más en este tema.
Este tipo de fondos tiene su mayor crecimiento con la apertura de centros corporativos y bodegas, en 2005, y sufrió un poco de estancamiento con la crisis financiera mundial de 2008.
Dentro de su desarrollo estos fondos en los últimos dos años han colocado participaciones en mercados como el panameño, nicaragüense y salvadoreño, lo que hace atractivo por sus rendimientos y niveles óptimos en el manejo de riesgo.

Fabio Parreaguirre
[email protected]
@fabiopLR


Ver comentarios