Logo La República

Sábado, 15 de diciembre de 2018



BLOOMBERG


Fondo de Silicon Valley llega a Wall Street con operador de Inteligencia Artificial

Bloomberg | Martes 07 febrero, 2017

Babak Hodjat entrena un sistema de IA que puede rastrear miles de millones de datos y hacer dinero negociando acciones. Bloomberg/La República


Babak Hodjat, cofundador y científico principal de Sentient Technologies, considera que los seres humanos son demasiado emotivos para el mercado bursátil. Por eso creó uno de los primeros fondos de cobertura operados en su totalidad por Inteligencia Artificial (IA).

Hodjat, con 21 patentes a su nombre, es parte de una startup que desde hace casi una década —mayormente en secreto— entrena un sistema de IA que puede rastrear miles de millones de datos, detectar tendencias, adaptarse a medida que aprende y hacer dinero negociando acciones.
El equipo de veteranos del sector de tecnología apuesta a que ese software capaz de enseñar a las computadoras a conducir vehículos, derrotar a los mejores jugadores de póquer del mundo y traducir idiomas, dará a su fondo de cobertura una ventaja sobre los profesionales de Wall Street.
Sentient, que hoy por hoy opera solo con dinero propio, es observado de cerca por las comunidades de IA y finanzas.
La firma de capital riesgo de Li Ka-shing, el hombre más rico de Hong Kong, así como Tata Group, el conglomerado más grande de la India, se encuentran entre quienes proporcionaron $143 millones a la compañía.
El equipo de Sentient incluye a antiguos integrantes de Amazon, Apple, Google, Microsoft y otras firmas de tecnología. Forman parte de un pequeño grupo en Silicon Valley que emplea su experiencia en ciencia de datos y en el campo de la inteligencia artificial conocido como aprendizaje automático o de máquinas para revolucionar los mercados financieros.
Hodjat pasó buena parte de su carrera enfocado en la tecnología de detección de idiomas de los asistentes digitales en los teléfonos inteligentes. Varios empleados de su empresa anterior, Dejima, luego crearon Siri, de Apple.
En lugar de unirse a ellos, Hodjat prefirió concentrarse en los avances en inteligencia artificial. Sus metas profesionales no incluían las finanzas, pero considera que los mercados son una de las aplicaciones más promisorias para la tecnología. Las enormes cantidades de datos públicamente disponibles, junto con computadoras más poderosas capaces de analizarlos en búsqueda de patrones, hacen de éste un campo ideal. “Es el alimento para la IA”, dice.
El sistema de Sentient está inspirado en la evolución. De acuerdo con las patentes, Sentient tiene miles de máquinas operando simultáneamente en todo el mundo, que crean de manera algorítmica, en esencia, billones de operadores virtuales a los que denomina “genes”. Estos genes son sometidos a prueba dándoles sumas hipotéticas de dinero para que negocien en situaciones simuladas, creadas a partir de datos históricos.
Los genes que no tienen éxito desaparecen, mientras que a los que hacen dinero se los une con otros para crear la siguiente generación. Gracias al crecimiento de la potencia de las computadoras, Sentient puede monitorear 1.800 días de operaciones simuladas en unos pocos minutos.
Un gen aceptable lleva unos pocos días y luego es utilizado para operaciones reales. Los empleados fijan objetivos como rendimientos por alcanzar, nivel de riesgo y plazos, y dejan que las máquinas trabajen. El sistema de IA evoluciona de manera autónoma a medida que suma experiencias.
Sentient tiene una amplia gama de grupos de acciones de Estados Unidos, operando cientos de veces al día y manteniendo posiciones durante días o semanas. “No impusimos eso al sistema”, dice Jeff Holman, director de inversiones de la compañía. “La inteligencia artificial parece coincidir con la inteligencia humana en que es mejor ampliar las apuestas y tener una cartera más diversificada”.