FIV cayó en un limbo
"Estamos satisfechos porque nuestros argumentos jurídicos pesaron en la decisión de la Sala IV. NUnca pretendimos que el tema se viera solo desde el punto de vista religioso", dijo Fabricio Alvarado de Restauración Nacional. Archivo/LA REPÚBLICA
Enviar

La aprobación de la fertilización in vitro (FIV) en el país cayó ayer en un limbo por tiempo indefinido, ya que la Sala IV anuló el decreto que promulgó el Gobierno sobre el tema, y dejó, por segunda vez, el aval en manos exclusivamente de los diputados, quienes estudian el tema desde el año 2000.

En estos momentos, la oposición en el Congreso a la FIV por parte de los legisladores del bloque cristiano y la Unidad, es suficiente para entorpecer el trámite de la ley por el resto de este Gobierno.

Ante este panorama, las parejas afectadas tendrían como única salida viajar a Panamá para cumplir sus deseos de tener hijos.
Por otra parte, la decisión de la Sala IV de declarar ilegal el decreto que promulgó el presidente Luis Guillermo Solís nos pone en serios aprietos legales, ya que las parejas afectadas demandan al país por incumplir la sentencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos de 2012.

En caso de que opte por impulsar la FIV, corre el riesgo de que otras leyes como la de fortalecimiento del Incofer, la normativa contra el fraude fiscal y el proyecto de revisión de las exoneraciones entre otros, se vean afectadas.

“Seguimos creyendo en una Costa Rica de derecho. Cualquier estudiante de derecho sabía que el decreto de Casa Presidencial no podía prosperar. La Sala IV nos da la razón de que hemos defendido la vida de los no nacidos, de los que no tienen voz y por encima de quienes han querido hacer de la FIV un negocio en el país”, dijo Gonzalo Ramírez, diputado por Renovación Costarricense.

Pero no solo los diputados cristianos están en contra del proyecto, ya que el Colegio de Médicos ha señalado su inconveniencia.

Esto, porque muchos de sus conceptos están alejados del plano científico y terapéutico, y esto constituye un freno técnico que impediría que las mujeres consigan sus embarazos.

Por su parte, el grupo de parejas afectadas por la prohibición, continuarán su lucha ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos con una gestión que ya fue planteada, para que este organismo decida sobre la validez del decreto ejecutivo.

“Ya la Corte anuló una vez una sentencia de la Sala IV y puede hacerlo otra vez. Vamos a mantener e impulsar esta gestión. Creemos que la Corte es la única competente en emitir esa decisión”, dijo Hubert May, representante legal del grupo de demandantes a favor de la FIV.

201602041504310.recuadro-12.gif


Ver comentarios