Fitch teme contagio financiero en el istmo
Enviar
Fitch teme contagio financiero en el istmo

Wilmer Murillo
[email protected]

Dados los vínculos comerciales con la economía global, los países de Centroamérica son altamente vulnerables al contagio financiero internacional, por medio de la demanda global y la ajustada liquidez.
En general, el ciclo crediticio de Centroamérica se está volviendo más negativo. Además, el creciente desajuste comercial y la desaceleración de las remesas están incrementando el déficit de la cuenta corriente de la región este año.
Algunas agencias calificadoras están preocupadas de que este déficit se vuelva cada vez más difícil de financiar, en un ambiente de flujos de inversión extranjera directa decrecientes y niveles globales de liquidez ajustados.

El sector financiero de Centroamérica ha tenido una integración constante con la economía global debido al financiamiento internacional y las adquisiciones de instituciones financieras locales por entidades extranjeras. Muchos de estos vínculos no han sido puestos a prueba.
Ante ello, el peligro de contagio, que incluye a Republica Dominicana y Panamá, se da en un periodo en el que la necesidad de financiamiento internacional se ha incrementado, de acuerdo con un reporte especial dado a conocer por la agencia Fitch Ratings.
La agencia Standard & Poors fue la primera en bajar la calificación a Costa Rica de positiva a estable. Lo anterior es un retroceso pues Costa Rica con la calificación anterior estaba a un paso del grado de inversión.
Por su parte, Fitch recientemente redujo las perspectivas de las calificaciones de largo plazo de El Salvador de estable a negativa.
Fitch también cambió las perspectivas de República Dominicana a estable en setiembre”, confirmó Casey Reckman, directora asociada del grupo de Soberano de Fitch.
Una debilitada economía estadounidense conlleva consecuencias negativas para el crecimiento de Centroamérica y los riesgos están aumentando.
Sin embargo, aun excluyendo a Panamá como caso especial, se proyecta una desaceleración en el crecimiento acumulado a un 4,3% en 2008 y un 3,7% en 2009.
En el campo crediticio la agencia considera que el hecho de que los bancos internacionales que han llegado a la región favorecen mejores prácticas y los perfiles de riesgo que podrían ayudar a soportar al sector financiero del istmo. 

Ver comentarios