Fabio Parreaguirre

Fabio Parreaguirre

Enviar
Lunes 27 Junio, 2016

Finan-exit

La historia del viernes pasado no solo fue política o social, no solo se vivió en Reino Unido o en Europa, fue un golpe fuerte a nivel internacional, principalmente en lo financiero.
Por eso le llamé Finan-exit (salida financiera) a esta nota porque cuando el voto histórico del Reino Unido para salir de la Unión Europea sacudió a los mercados alrededor del mundo, los inversores respondieron con una mezcla de conmoción, miedo y agitación.
En otras palabras, me imagino a muchos inversionistas saliendo de posiciones en sus portafolios. Claro, en Costa Rica, como somos pura vida, la cosa se vio distinta, como “quién se tira los toros fuera del ruedo”, aunque la conmoción fuera alta.
Por el lado de las monedas, la libra y el euro descendieron a mínimos históricos, los títulos soberanos favoritos para invertir, o sea los bonos del Tesoro de Estados Unidos tuvieron su peor caída en siete años y el yen subió a un máximo de casi dos años.
El resultado del referéndum llegó de sorpresa, tanto para el mercado financiero como para el de las apuestas, que se había estado posicionando por un voto de “permanencia” siguiendo las encuestas.
Los operadores de Estados Unidos, a Europa y Asia trabajaron toda la noche y hasta la madrugada para reaccionar a los resultados, enfrentando volúmenes estrechos y grandes oscilaciones en los precios en tanto los recuentos de todo el Reino Unido seguían llegando.
Los mercados se volvieron extremadamente ilíquidos, extremadamente volátil, hasta la presidenta del Fondo Monetario Internacional pidió serenidad y estar atentos en todos los bandos.
La esterlina cayó a su nivel más débil desde 1985 y el euro sufrió su peor derrumbe intradía desde que fue introducido en 1999.
El oro se disparó cuando los inversores se refugiaron en activos seguros.
Los mercados monetarios también se convulsionaron, con una medida de estrés que alcanzó el nivel más extremo desde 2012.
Los bancos centrales de todo el mundo se comprometieron a tomar las medidas necesarias para evitar cualquier interrupción de la liquidez en los mercados financieros.
En Costa Rica no fue la excepción, el Banco Central pidió a la comunidad costarricense que tomara con prudencia las noticias en esta materia.
La verdad es que en nuestro país no hay evidencia de reacciones en el mercado financiero, por supuesto todo llega tarde, como nos pasó con el Acta de Independencia…
Si bien financieramente Costa Rica está poco integrada a los mercados internacionales, se reconoce que una elevada volatilidad en esos mercados incidiría en el comportamiento de los tipos de cambio y de las tasas de interés en diferentes naciones y áreas económicas y, en esa medida, podría tener implicaciones sobre la evolución de los macroprecios costarricenses, dijo el Banco Central.
El viernes el tipo de cambio cerró en ¢548,43 por dólar en el mercado mayorista, o sea ¢0,27 arriba del jueves, y en las ventanillas lo compran en ¢541 y lo venden a ¢553 en promedio.