Enviar
Sectores hipotecario y de consumo generan la mayor rentabilidad
Financiamiento a personas impulsa crecimiento bancario

• Carteras son sanas pero persisten riesgos

Wilmer Murillo
[email protected]

Durante los últimos tres años, el crecimiento del sistema financiero ha sido impulsado por el financiamiento de personas.
El sector bancario permanece relativamente débil y similar al de otros países centroamericanos, lo cual se atribuye a la amplia participación estatal, la dolarización de los balances y la presencia de un amplio segmento de banca off shore no supervisada que generan riesgos al sistema bancario.
Es en atención a estas vulnerabilidades que el ritmo de crecimiento del crédito ha estado soportado por el financiamiento de personas (consumo e hipotecas).
Adicionalmente, y en respuesta a la tendencia decreciente que las tasas de interés han sostenido desde finales de 2005, la estrategia de las bancas pública y privada fue la búsqueda de segmentos de mayor rentabilidad, como financiamientos a los sectores indicados.
Estos segmentos crecieron un 35% y un 46% en términos reales durante 2007, respectivamente, y en conjunto representan el 50% de la cartera colocada por el sistema bancario.
El alto crecimiento y la adecuada recuperación de préstamos propiciada por el entorno económico favorable han permitido hasta ahora mantener bajas proporciones de préstamos en mora y adecuadas coberturas de reservas, reconoció la Superintendencia General de Entidades Financieras (Sugef).
Las reservas para esta cartera proveen una cobertura superior al 100% en el sector bancario y al 300% en el sector cooperativo, aunque siguen siendo moderadas en proporción al tamaño y el dinamismo de la cartera total en el caso de la banca, según un informe de la agencia calificadora Fitch Ratings.
Pese al adecuado desempeño de las carteras, esta agencia advierte que persisten riesgos asociados a la alta dolarización de los activos del sistema, principalmente en el caso de la banca privada, que en conjunto ha otorgado un 75% del total de su cartera en dólares.
Al mismo tiempo, el fuerte crecimiento de las carteras de consumo e hipotecaria, impulsadas por las menores tasas de interés, podría resultar en presiones sobre los indicadores de calidad de cartera.
Ver comentarios