Logo La República

Domingo, 16 de enero de 2022



ACCIÓN


Final huele a clásico

Dinia Vargas dvargas@larepublica.net | Jueves 06 febrero, 2014

Angel Di María fue un dolor de cabeza para la defensa del Atlético. El argentino celebra el tercer tanto de su equipo.AFP/La República


Final huele a clásico

Real Madrid y Barca ganan el primer duelo ante Atlético y Real Sociedad y allanan el camino en la Copa del Rey

Real Madrid y Barcelona cumplieron, hicieron sus labores y están muy cerca de la final de la Copa del Rey luego de vencer en el primer partido de ida.

Sergio Busquets abrió la cuenta para el Barcelona y señaló el camino para la victoria.AFP/La República

El conjunto merengue lo hizo derrotando al campeón defensor y líder de la liga española, el Atlético de Madrid, que deberá remontar un 3-0 si quiere seguir en la lucha por repetir la victoria pasada.
Tuvieron menos complicaciones de las que se esperaban los blancos para vencer a su vecino. La cuenta la abrió Pepe con un tiro lejano y sorpresivo que pegó en Insua y se desvió lo suficiente para que Courtois no pudiera reaccionar. Luego en el complemento, Angel di María —el mejor del partido— sirvió un pase filtrado al joven Jesé, y el canterano definió con gran solvencia. Y el tercero fue obra del propio Di María, quien sacó un remate de lejos y también fue desviada esta vez por Miranda colándose en la red.
El resultado fue reflejo de un conjunto blanco más ambicioso que su rival. Al final el Real Madrid acabó con la impecable racha del líder de Primera, que acumulaba hasta la fecha 23 partidos seguidos sin perder. Desde el 19 de octubre del pasado año, contra el Espanyol. Más memoria hay que hacer para contemplar cuando encajó tres goles con Diego Simeone en el banco. En enero de 2013. Hace un año, en San Mamés contra el Athletic.

“El Madrid jugó muy buen partido y hay que felicitarlo. No pudimos combinar”, dijo el Cholo Simeone, quien a pesar del marcador no pierde la esperanza de remontar en el Calderón. “Quedan 90 minutos de fútbol y hay que jugar”.
El Barcelona, por su parte, tampoco sufrió mayores dificultes, dominó sin alardes y después de desperdiciar un sinfín de oportunidades, se le puso muy cuesta abajo el encuentro con el gol de Sergio Busquets y la expulsión de Íñigo Martínez al filo del descanso.
Ya en el complemento, un torpe autogol les dio más respiro a los catalanes. Alexis recibía de Cesc al espacio y cruzaba el balón contra el palo. El rechace fue a parar a Elustondo quien, en lugar de enviar fuera el esférico, lo estrelló contra el cuerpo de su portero Zubikarai para acabar en el fondo de la red.
La Real Sociedad trató de salir vivo, pero el 2-0 parece demasiada carga, en Anoeta se decidirá la otra semana.

Dinia Vargas
dvargas@larepublica.net
@dvargasLR





© 2022 Republica Media Group todos los derechos reservados.