Logo La República

Lunes, 15 de abril de 2024



NOTA DE TANO


Final fue montaña rusa de emociones

Gaetano Pandolfo gpandolfo@larepublica.net | Martes 20 diciembre, 2022


Lionel Messi
Lionel Messi besó y abrazó la Copa que faltaba en su vitrina


¡Argentina campeón del Mundo!

Final electrizante, épica, histórica, brillante, extraña, emocionante, de cerrar los ojos y tragarse las uñas.

Lionel Messi rompió récords y Kylian Mbappé anotó triplete, pero todo lo sucedido, escrito, visto y hablado de este sensacional partido, pudo fácilmente tener otro guion, si en la jugada que cerró el juego cuando agonizaba la media hora extra, el portero argentino Emiliano Martínez no le achica y le detiene con su pierna izquierda, el disparo a quemarropa de Kolo Muani.

Esta fue la acción más determinante de la final, dado que si Muani concreta, Francia retiene el título, los héroes cambian de nombre y los maravillosos 78 minutos de los argentinos simplemente se olvidan y se archivan.

Lea más: "No me voy a retirar de la Selección": Lionel Messi

Imposible no mencionar a Messi con su doblete y a Mbappé con su triplete, pero Argentina construyó su título en un trabajo sacrificado, magistral, intachable, tácticamente casi perfecto de su cuarteto de mediocampistas en los primeros 80 minutos de acción, con un primer tiempo de ensueño: Rodrigo de Paúl, Enzo Fernández, Alexis McAllister y Angel Di María, desaparecieron a Francia como equipo, lo desenchufaron, le rompieron las conexiones, lo anticiparon, le ganaron los duelos privados y catapultaron a Messi y al mismo “Fideo” a un juego ofensivo que tuvo su premio con los dos balones en la red a la espalda del excelente Hugo Lloris.

Pero Francia cuenta con un viejo zorro como técnico: Didier Deschamps, quien en el minuto 71 le rompió el monólogo a su rival con dos variantes que le dieron el vuelco al partido: Camavinga sustituyó a un ineficiente Theo Hernández, víctima del partidazo de De Paúl y el velocista Coman entró por el opacado Griezmann, a quien McAllister tenía borrado del césped.

Lea más: Federer, LeBron James y Ronaldo; entre las estrellas que se rinden ante Messi

Piernas frescas, el campeón del mundo se rearma; Argentina no se duerme y la verdad que nadie se imaginó lo sucedido en 95 segundos.

Al minuto 80, Otamendi bota a Mouani dentro del área, quien recibió un despeje largo de Upamecano: descuento de Mbapée desde el punto de penal y 60 segundos después, una triangulación relámpago entre Coman, de nuevo Mouani y Mbappé, termina con remate cruzado del joven astro francés que vence la resistencia de Emiliano.

Francia se creció emocionalmente, pero Argentina no se derrumbó mentalmente: el 2-2 dio paso al cierre más espectacular de un Mundial de Fútbol y al final: ganó el mejor.

gpandolfo@larepublica.net







© 2024 Republica Media Group todos los derechos reservados.