Enviar
Filmeguía 28-3-09

Mario Giacomelli
Para la República

Gran Torino

“Gran Torino” (2008) de Clint Eastwood. Con Clint Eastwood y Bee Vang. Un anciano viudo, amargado y racista, aprende a respetar a sus vecinos orientales, mientras entra en conflicto con una pandilla callejera. Soberbio drama urbano, cargado de implicaciones éticas y filosóficas. Encierra moralejas valiosas acerca de la superación de los prejuicios, la solidaridad y la inutilidad de la violencia. Completa.

Calificación: 10

El niño con el pijama de rayas
“The Boy in the Striped Pyjamas” (2008) de Mark Herman. Con David Thewlis y Vera Farmiga. Drama simplón acerca del Holocausto judío, según una célebre novela de John Boyen. Describe la amistad que surge entre dos niños: un alemán, hijo de un alto funcionario nazi; y un judío, preso en un campo de concentración. Es una idea llamativa, desarrollada de manera superficial y manipuladora. Esquemática.

Calificación: 5

Locas por el dinero
“Mad Money” (2008) de Callie Khouri. Con Diane Keaton y Queen Latifah. Aburrido recuento de una atrevida hazaña criminal, donde tres mujeres roban millones de dólares destinados a la quema, en la Reserva Federal de Kansas. La intriga no tiene pizca de credibilidad. Su pedestre desarrollo no resulta cautivante ni gracioso: simplemente se mira, sin motivación alguna. Actuaciones flojísimas. Materialista.

Calificación: 4

El maligno
“See No Evil” (2006) de Gregory Dark. Con Kane y Christina Vidal. En la peor tradición del cine de terror al estilo “slasher”, algunos jóvenes llegan a un viejo hotel abandonado. Uno tras otro, son masacrados por un asesino múltiple, quien colecciona los ojos de sus víctimas. El espectador es llevado a identificarse con el victimario y no con las víctimas, en un cínico elogio a la crueldad. Enfermiza.

Calificación: 2

Diva adolescente
“Wild Child” (2008) de Nick Moore. Con Emma Roberts y Natasha Richardson. El padre de una estudiante rebelde, la envía por castigo a un exclusivo internado en Inglaterra. Es una irritante comedia juvenil, descerebrada y predecible. Pregona antivalores para las nuevas generaciones, promoviendo actitudes elitistas de vanidad, egoísmo y superioridad basada en el estatus económico. Chiclosa.
Calificación: 2


Ver comentarios