Enviar
Filmeguía 18-10-08

Mario Giacomelli
Para la República

La desconocida
“La sconosciuta” (2006) de Giuseppe Tornatore. Con Ksenia Rappoport y Michele Placido. Aclamada producción italiana, del creador de “Cinema Paraíso” (1988). Una extraña mujer ucraniana desata una cadena de eventos trágicos. Es una intriga de misterio tensa y chocante, cargada de violencia física y psicológica. Sufre innecesarias concesiones morbosas. La intérprete principal es superlativa. Retorcida.

Calificación: 7

Consciente
“Awake” (2007) de Joby Harold. Con Hayden Christensen y Jessica Alba. Inusitada historia de suspenso, acerca de un joven ejecutivo, quien permanece despierto durante una cirugía. Si poder reaccionar, él se da cuenta de que está siendo víctima de un complot. Aunque las actuaciones carecen de energía y el argumento a veces pierde credibilidad, el interés se mantiene hasta el final. Angustiosa.

Calificación: 6

El cazador de dinosaurios
“A Sound of Thunder” (2005) de Peter Hyams. Con Edward Burns y Ben Kingsley. Chicago, 2055: gracias a una máquina del tiempo, una empresa privada organiza safaris en la época prehistórica. Un accidente provoca una catástrofe que altera el camino evolutivo. Interesante drama de ciencia ficción, de un cuento de Ray Bradbury. Por su bajo presupuesto, sufre graves deficiencias técnicas. Modesta.

Calificación: 5

Cásate conmigo otra vez
“Ira and Abby” (2006) de Robert Cary. Con Chris Messina y Jennifer Westfeldt. El humor intelectual de Woody Allen es el más obvio referente de esta comedia neoyorquina, sobre romance y psicoanálisis. Describe las tribulaciones de una pareja, que contrae matrimonio en forma apresurada. El tono de la narración sube y baja constantemente, alternando intuiciones graciosas y pifias rotundas. Intermitente.

Calificación: 5

Noches de tormenta
“Nights in Rodanthe” (2008) de Gary C. Wolfe. Con Richard Gere y Diane Lane. Culebrón lacrimógeno, basado en una novela de Nicholas Sparks. Con cierto descaro y cero sobriedad, juega con los sentimientos del público, para inducirlo a la conmoción. Sus trampas emocionales son demasiado evidentes para funcionar. Como si fuera poco, la dirección es sosa y endeble. Una sobredosis de cursilería. Indiferente.

Calificación: 4


Ver comentarios