Enviar

Figueres en pro de pesca sostenible

201302041021311.pepe-fig.jpg
Madrid (EFE) - El expresidente, José María Figueres, subrayó hoy que dar un giro hacia una explotación pesquera más sostenible supondría una inyección de $50 mil millones al año a la economía mundial.

En una columna de opinión publicada en EFEverde, Figueres hace hincapié en la importancia que está cobrando el debate sobre los océanos y las pesquerías en los grandes cónclaves de líderes internacionales, como es el caso del recién concluido Foro Económico Mundial en Davos (Suiza), del que el costarricense fue director ejecutivo.

Los líderes que asisten a este foro "están tomando mayor conciencia de que la naturaleza importa" y un ejemplo de ello es "que en los últimos tiempos se han creado consejos asesores en las áreas de Biodiversidad y Capital Natural, Cambio Climático y Océanos", apuntó.

"Ninguna parte de nuestro planeta ha sufrido tanto en las últimas décadas los embates de prácticas empresariales insostenibles, como las aguas internacionales de nuestros océanos, que representan casi el cincuenta por ciento de la superficie de la Tierra", explicó Figueres en su columna.

En ella hace referencia a las carencias existentes en la gestión de los océanos, como es el caso de la ausencia de controles adecuados, la piratería o "la existencia de buques de pesca ilegal que tratan a sus tripulantes prácticamente como esclavos".

Todos estos hechos han llevado, en su opinión, a que "los caladeros de los grandes peces que nos proveen de proteínas tengan hoy tan sólo un 10% de sus poblaciones originales, y tres cuartas partes de los caladeros estén o totalmente explotados o van camino a ello".

"Ningún presidente responsable de ninguna empresa llevaría sus negocios de la manera en la que tratamos al océano global", subrayó Figueres, para quien reformar las políticas pesqueras es "un imperativo económico", que además de "recuperar las poblaciones de peces" supondría un aumento de beneficios económicos para los países en tiempos de crisis.

Figueres, que en estos momentos preside la organización "The Carbon War Room", en la que un grupo de grandes empresarios y políticos impulsan iniciativas hacia una economía de bajo carbono, concluye su columna instando a los líderes mundiales a que "empiecen a escuchar" la realidad de los océanos y las soluciones para enfrentarla.

Y es que, a su juicio, "hace falta mejorar nuestra forma de gestionar casi el 50% de la superficie del planeta", ya que con ello "ayudaríamos a promover la seguridad alimentaria, fortaleceríamos los derechos humanos, y velaríamos por la naturaleza".

Agencia EFE

Ver comentarios