Enviar
Fidel se jubila
Raúl Castro promete actualizar el socialismo como nuevo líder del Partido Comunista

Con fama de pragmático y empeñado en la eficiencia y disciplina, el presidente cubano, Raúl Castro, ha asumido a sus 79 años el liderazgo del Partido Comunista de Cuba (PCC, único) en sustitución de su hermano Fidel Castro, con el propósito de impulsar su "actualización" del socialismo.
Al frente del país desde hace casi cinco años, Raúl Castro asumió ayer la máxima dirección del PCC, con lo que se completa formalmente un traspaso de poder que comenzó en 2006 cuando sucedió provisionalmente a Fidel por una grave enfermedad y que prosiguió con su ratificación en la presidencia en el año 2008.
Con un estilo conciso y contundente en sus pronunciamientos, Castro es reconocido como un hombre familiar y pragmático, intransigente con la indisciplina del trabajo y muy centrado en los asuntos domésticos del país.
Durante su mandato, sus discursos han sido pocos, esperados, la mayoría contundentes, breves en comparación con las antiguas intervenciones de su hermano, y casi siempre con noticias respecto a la situación económica y las perspectivas del país.
La "batalla económica" ha sido su bandera desde que asumió como presidente para sacar a la isla de una crisis crónica que el país arrastra desde la caída del campo soviético.
Cuando en julio de 2006 Fidel Castro enfermó de una crisis intestinal que lo obligó a entregar sus poderes, el general asumió por primera vez la posición de sucesor prevista casi desde el triunfo del ejército rebelde sobre el dictador Fulgencio Batista en enero de 1959.
Los biógrafos del quinto y el octavo de los nueve hijos que tuvo con dos cubanas el gallego Ángel Castro, relatan que Fidel y Raúl a veces han tenido enconadas disputas, pero en público y de forma oficial nunca se han visto fisuras entre ambos.
De hecho, Raúl Castro celebra y rememora en cada uno de sus discursos las ideas y enseñanzas políticas de su hermano mayor, del que ha dicho que es "insustituible" y que "Fidel es Fidel".
"Asumo mi última tarea con la firme convicción y compromiso de honor de que el primer secretario del comité central del partido comunista de Cuba tiene como misión principal y sentido de su vida defender, preservar y proseguir perfeccionando el socialismo y no permitir jamás el regreso del régimen capitalista", dijo Raúl Castro en el discurso con el que quedó clausurado el VI Congreso del PCC.
Los comunistas cubanos cerraron este martes el congreso que ha oficializado el relevo de Fidel Castro al frente del PCC para ser sustituido por su hermano Raúl, hasta ahora segundo secretario, puesto para el que se ha designado al primer vicepresidente de Cuba, José Ramón Machado Ventura.
Además de ese relevo, el VI Congreso comunista ha elegido a los miembros de sus órganos de dirección: su comité central, su buró político y su secretariado.
Además de estas decisiones orgánicas, el VI Congreso comunista cubano aprobó ayer el plan de reformas económicas planteado por Raúl Castro para superar la crisis económica.
Ayer señaló su convencimiento de que Cuba se encuentra entre "un reducido número de países" que cuentan con condiciones para transformar su modelo y salir de la crisis sin traumas sociales.
También advirtió que la actualización económica "no es milagro que pueda lograrse de la noche a la mañana" y que el despliegue del plan de reformas será gradual a lo largo de próximo quinquenio.
"El principal enemigo que enfrentamos y enfrentaremos serán nuestras propias deficiencias", dijo Raúl Castro quien reiteró que se harán los cambios y rectificaciones que hagan falta sin poner en riesgo la unidad de Cuba en torno a su revolución.

La Habana
EFE
Ver comentarios