Fideicomisos, nueva opción a prueba
Enviar

Es posible que quizás Costa Rica comience a salir del enorme rezago que tiene en materia de infraestructura, generado a raíz del incorrecto manejo que se hizo del modelo de concesión


Fideicomisos, nueva opción a prueba


La aprobación por unanimidad anteayer, por parte de los diputados, del proyecto de ley que habilita la figura del fideicomiso para la construcción y mejora de la ruta entre San José y San Ramón inicia un nuevo modelo que puede resultar positivo si se lleva a cabo correctamente.
Es decir, que la unidad ejecutora del proyecto debe integrarse con personas idóneas, no con quienes ya han demostrado ser lo contrario.


Lo más visible será cuando comiencen las obras, porque ello traerá consigo una serie de movimientos que necesita con urgencia el país.
Desde empleo en múltiples áreas profesionales, técnicas y de simple mano de obra no especializada, hasta todos los insumos y servicios que la obra requerirá.
Esto por sí mismo significará ya beneficios para muchos costarricenses y en general para la economía, sin entrar a hablar de las ventajas para los usuarios cuando la nueva vía quede concluida.
Todo esto aparte de que podrá haber transparencia en el proceso, si se maneja bien, ya que será un banco nacional el que tenga a su cargo el correcto desenvolvimiento debido al fideicomiso.
Pero la aprobación de esta ley trae consigo la posibilidad de que luego, para otras necesidades, se utilice el mismo modelo que ya contará, por otro lado, con la experiencia adquirida al trabajar sociedad civil y Gobierno hasta convertirlo en realidad.
Es posible, pues, que quizás Costa Rica comience a salir del enorme rezago que tiene en materia de infraestructura, generado a raíz del incorrecto manejo que se hizo del modelo de concesión.
Este, en sí mismo, puede ser eficiente y provechoso si su proceso se lleva a cabo con contratos de razonable y mutuo beneficio tanto para el país como para la empresa a la que se otorgue la concesión.
Pero ese aparentemente no fue el caso. Una cadena de atrasos, encarecimiento de las obras, mal manejo de fondos públicos, entre otros serios problemas, llevaron a la sociedad civil de la región de San Ramón a participar proponiendo otro modelo y aportando un proyecto viable que ha contado con el aporte de una serie de instituciones.
Si esto fue aprobado por la Asamblea Legislativa de forma unánime, abre la puerta para que tal vez otras necesidades del país se puedan ir solventando mediante fideicomiso, al menos en los casos en que, como las carreteras, habrá pago de peaje para hacer frente a la deuda.


Ver comentarios