Logo La República

Sábado, 19 de septiembre de 2020



EDITORIAL


Fertilización responsable

| Sábado 22 diciembre, 2012



Tenía que venir un organismo externo a acabar de tajo con la miopía gubernamental que ha reinado en los últimos años respecto al tema, de quienes prefirieron poner el nombre de Costa Rica en el ridículo internacional antes que ventilar los trapos sucios en casa


Fertilización responsable

Un histórico fallo de la Corte Interamericana de Derechos Humanos permitió por fin que en el país las parejas puedan acudir a la técnica de la fertilización in vitro para poder procrear.
Lamentablemente tenía que venir un organismo externo a acabar de tajo con la miopía gubernamental que ha reinado en los últimos años respecto al tema, de quienes prefirieron poner el nombre de Costa Rica en el ridículo internacional antes que ventilar los trapos sucios en casa.
Una vez más, la Corte nos jala las orejas. Ya lo ha hecho antes en otros casos relacionados con derechos humanos. Algo que debiera ser inaceptable tratándose de un país que precisamente se mercadea ante el mundo como democracia ejemplar, como país de respeto, como sociedad de igualdades.
Ahora debemos asumir las nuevas órdenes con la responsabilidad que el tema encierra, para lo cual deben existir tres requisitos básicos.
Debe primero que todo garantizarse que el proceso no implique bajo ninguna circunstancia el desecho de óvulos fecundados.
Segundo: un no rotundo a la posibilidad de congelar embriones.
Tercero: debe existir un manejo financiero adecuado en relación con la seguridad social.
Si bien la Caja de Seguro Social está para ser solidaria, sabemos que se trata de procesos costosos. Deben entonces existir evaluaciones minuciosas sobre el ámbito socioeconómico en que se encuentran las parejas que deseen someterse a un proceso de fertilización, pues es justo que aquellas que poseen los recursos financieros paguen por ellos, y en los casos en que definitivamente no se pueda, buscar las soluciones económicas que un Estado solidario puede otorgar.
Todo esto bajo la estricta vigilancia que el proceso de traer nuevas vidas al mundo significa.





© 2020 Republica Media Group todos los derechos reservados.