Logo La República

Martes, 18 de diciembre de 2018



NACIONALES


Férrea oposición a alza en electricidad

Danny Canales [email protected] | Jueves 02 octubre, 2008



Consumidores, productores, políticos y Defensoría cuestionaron propuesta de ajuste
Férrea oposición a alza en electricidad

• ICE justifica que aumento sería para recuperar gasto de ¢50 mil millones en compra de combustibles
• Aresep dispone de 20 días para resolver planteamiento de aumento

Danny Canales
[email protected]

La primera de las dos peticiones de aumento en las tarifas eléctricas encontró una férrea oposición.
A una sola voz, los representantes de los consumidores, productores, políticos y la Defensoría de los Habitantes instaron a congelar el alza del 15%.
La propuesta de ajuste se debatió anoche en una audiencia pública celebrada en el auditorio de la Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos (Aresep).
De ser aprobadas, las nuevas tarifas afectarán a 515 mil abonados del sector residencial y 74 mil clientes industriales y empresariales.
Mediante el incremento el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) pretende recuperar los ¢50 mil millones que aduce invertirá de más en la compra de combustibles para la generación térmica para hacerle frente al próximo verano. De hecho, de darse el ajuste regiría desde este mes hasta junio de 2009.
El alto consumo de combustible para producir electricidad responde a que el país enfrenta una escasez de más de 200 megavatios, por lo que el ICE debió recurrir al alquiler de dos plantas térmicas para satisfacer ese faltante.
La crisis se presenta debido a que la demanda eléctrica registra un crecimiento mayor a la oferta, como consecuencia del atraso en la construcción de nuevos proyectos eléctricos que funcionen a base de recursos naturales como agua, viento o gas.
Por ejemplo, la planta hidroeléctrica Pirrís tiene tres años de atraso y las estimaciones apuntan a que no entrará a operar antes de 2011.
Además hay una agenda de cuatro grandes planes eléctricos a base de agua que se han pospuesto por años, debido a la oposición de las comunidades. Con esos proyectos se habría resuelto la demanda eléctrica por los próximos 20 años.
El principal defecto de la energía térmica es su alto costo, debido a los elevados precios de los combustibles. Mientras el kilovatio de energía que se produzca en Pirrís tendrá un costo de $0,08, el que se genere en las plantas térmicas alquiladas sale en $0,47.
El primer grupo en plantear su objeción contra el aumento eléctrico fue el industrial; este propone como alternativa para evitar el fuerte alza el permitirle al ICE pedir créditos para comprar combustible. De esa forma el incremento se podría diferir por varios años debido a que el Instituto podrá pagar la materia prima a largo plazo.
Además plantea que si el Gobierno les eliminara el impuesto a los combustible que emplea el ICE para la producción térmica se lograría un reducción del 4% en los recibos eléctricos, expuso Juan María González, presidente de la Cámara de Industrias.
La objeción de los consumidores se base en que según un estudio de la Contraloría, el sector eléctrico del ICE registra un superávit de ¢12.755 millones, por lo que desmienten que tenga problemas financieros.
También critican la metodología empleada por la Aresep en fijaciones anteriores, pues “le brinda mayores ganancias al ICE si genera energía térmica, lo que estimula el uso de combustibles para producirla, a pesar de que es más cara”, dijo Erick Ulate, representante de la organización Consumidores de Costa Rica.
Otro que se opuso a la petición de incremento en las tarifas eléctricas fue Otto Guevara, candidato presidencial del Movimiento Libertario.
“Hay gastos de inversión para la construcción de nuevos proyectos que el ICE nos está queriendo meter en estas tarifas”, cuestionó el libertario, quien agregó que la propuesta del Instituto es contradictoria pues justifica que necesita el alza por el incremento de la factura petrolera para producir electricidad, pero a la vez señala que con las nuevas tarifas se garantizaría un superávit de más de ¢40 mil millones.
En el caso de la Defensoría de los Habitantes, la crítica va en el sentido de que el ICE está incluyendo en esta fijación gastos que la Aresep no le había reconocido en una petición anterior, al resolver que esos montos deberían ser trasladados a tarifas en tractos a partir de 2009.
“La Defensoría externa su preocupación por el impacto que el aumento solicitado tendría sobre el costo de la vida de los hogares costarricenses”, señaló la Defensoría de los Habitantes en un documento remitido a la Aresep.
Ahora la Aresep cuenta con 20 días de plazo para definir si procede o no el aumento solicitado por el ICE para las tarifas eléctricas. De ser aprobado entraría a regir a finales de mes.
Aparte del aumento que se debatió en audiencia ayer, el ICE solicitó otro del 38% justificado en que sufrirá un aumento del 27% en sus costos de operación. La idea es que entre en vigencia a partir del 1º de enero de 2009.