Enviar
Organización del evento y escasa asistencia de mayoristas fue criticada por empresarios locales
Feria de Turismo en España dejó sabor agridulce

• País destinó 160 mil euros a participación en el evento

Karen Retana
[email protected]

La Feria Internacional de Turismo (Fitur), catalogada como una de las más importantes en Europa, cerró sus puertas dejando un sabor agridulce entre los empresarios locales.
La visitación, espacio disponible para la exposición y la misma organización no llenaron las expectativas de algunos representantes nacionales.
Esta edición arrancó con la crisis sobre la espalda ya que contó con un 13% menos de superficie de exposición, tal como lo anunció la misma organización antes de la apertura del evento.
De los 100 mil metros cuadrados de la edición anterior se pasó a 87 mil. Asimismo unas 11.137 empresas no participaron.
“Siento que Fitur nos quedó debiendo. La organización permitió desde el primer día la entrada de visitantes, lo cual si bien es positivo, para muchos empresarios la prioridad era entablar y finiquitar negocios”, sostuvo Alberto López, director ejecutivo de la Cámara Nacional de Turismo (Canatur), organización que visitó la actividad con más de 30 empresarios.
Con la llegada de menos participantes, algunos empresarios locales pensaron que podrían tener más oportunidades de promover sus negocios. Sin embargo, el pastel también se contrajo.
“El sinsabor se dio principalmente en la cantidad de mayoristas y compradores. También en los primeros días de feria no hubo una visitación especializada”, comentó Leonel Bonilla, presidente de la Asociación de Congresos de Costa Rica.
Esas ausencias se han notado no solo con el mayor tamaño de los pasillos o la ausencia de aglomeración de personas en los pasos entre pabellones, sino también en los espacios existentes en las zonas de exposición.
Algunas de las quejas de los empresarios de ese país fue el alto costo de los espacios, por encima de los $38 mil (30 mil euros).
“La edición fue una vergüenza total por el abuso de precios”, sostuvo Antonio Catalán, empresario hotelero español quien amenazó con no volver a participar si continúa el abuso de precios en una entrevista para EFE.
En el caso de la delegación tica, la inversión en la participación en el evento podría rondar los $5 mil (tiquetes aéreos, hospedaje, alimentación, stand) si solo se envía un representante por empresa.
Los únicos que se mostraron positivos con los resultados de la feria fueron los representantes del Instituto Costarricense de Turismo (ICT) agrupación que destinó 160 mil euros a la participación en el evento.
“El público se sorprendió con nuestro stand y se preguntaba cómo Costa Rica está presente en momentos de dificultad. Nuestro objetivo es que los mayoristas se conviertan en nuestros socios en tiempos de crisis”, sostuvo María Amalia Revelo, gerente de Mercadeo del ICT.
Para este mercado el Instituto destinará unos $650 mil en campañas cooperativas, estrategia que les permitiría utilizar los recursos de forma más eficiente y con efectos a corto plazo, indicó Revelo.
Ver comentarios