Enviar
Federer por la docena

El suizo pretende retener la corona y ganar su 12 grande

Luis Rojas y EFE
[email protected]

El suizo Roger Federer inicia hoy el camino hacia su duodécimo título del Grand Slam, en el Abierto de Estados Unidos, torneo del cual es tricampeón y defensor del título.
Con solo 26 años de edad, Federer es hoy por hoy dictador del deporte blanco, solo inquietado de vez en cuando por el rebelde español Rafael Nadal.
El US Open será el cuarto y último Grand Slam del año y un reto más para el helvético que parece decidido a ganarlo todo y ascender al título del mejor de la historia.
De conquistar este Grande, Federer igualará al legendario australiano Roy Emerson y quedará a solo dos del estadounidense Pete Sampras, que con 14 ocupa la cima triunfal en los Grand Slam.
Federer, que tendrá un tránsito tranquilo posiblemente hasta octavos, coincidirá en Flushing Meadows con otros tres tenistas que saborearon la gloria en Nueva York. El australiano Lleyton Hewitt, el estadounidense Andy Roddick y el ruso Marat Safin. El resto de los 100 primeros del mundo, que forman parte de 27 países diferentes, solo tienen plaza asegurada en la primera ronda del cuadro principal del torneo.
Sin embargo, ninguno de los tres ex vencedores asoman como grandes amenazas para el número uno del mundo. Solo Nadal parece empeñado en no caer de la elite. Hace una semana, tuvo contra las cuerdas a Federer en la semifinal del Masters Series de Cincinnatti. Roddick, aunque suele exprimirse en “su” torneo pero que puede cruzarse con Federer en cuartos, ha perdido parte del ímpetu que caracteriza su juego y Marat Safin está en plena confusión dentro de un amenazante declive.
En esto, el español Rafael Nadal asoma como la gran inquietud para el suizo. Y el serbio Novak Djokovic se encuentra a la expectativa para evitar que el helvético logre la cuarta corona seguida y supere al checo Ivan Lendl y el estadounidense John McEnroe, con los que ahora está igualado.
El número dos del mundo tiene una cuenta pendiente con este torneo, que dejó el pasado año en los cuartos de final después de perder ante el rujo Mijail Youzhny con la sensación de poder haber hecho algo más. Nadal lleva tres semanas en Norteamérica. Fue semifinalista en Toronto, donde perdió contra el balcánico. Y abandonó, deshidratado, en la segunda ronda de Cincinnati.
El panorama del cuadro femenino aparece más abierto. La rusa Maria Sharapova defenderá la corona obtenida el año pasado ante un buen puñado de candidatas serias al triunfo. De hecho, el reparto de éxitos en el cuadro femenino es más equitativo y la alternancia casi una norma.
La siberiana, segunda del ranking, está amenazada especialmente por la belga Justine Henin, primera en la clasificación mundial y que este año se ha adjudicado Roland Garros.
Con la baja confirmada de la francesa Amelie Mauresmo, Sharapova es consciente de la condición de favoritas de las estadounidenses, que suelen hacer suyo el dominio en Nueva York. Sobre todo las hermanas Venus y Serena Williams, que han recuperado con autoridad su protagonismo en la elite del circuito.
Las Williams forman parte del quinteto de tenistas que alguna vez se ha adjudicado el cuarto “major” de cada curso —junto a la belga Justine Henin, la rusa Svetlana Kuznetsova y la suiza Martina Hingis—, que integran el cuadro principal del torneo femenino que van a disputar 99 de las 100 primeras raquetas del mundo, que se representan a 34 países diferentes.


En opinión de Federer

El favorito para ganar el U.S. Open, Roger Federer, opina así:

- “Quiero ganar este torneo y seguir acercándome al récord de Sampras antes de que las generaciones futuras, que lideran tenistas como Novak Djokovic y Andy Murray irrumpan definitivamente en el circuito”.

- “Djokovic este año ya parece haber dado el salto definitivo”.

- “Murray puede ser el siguiente si le respetan las lesiones. Quién sabe dónde podía haber llegado en Roland Garros o Wimbledon sin las dolencias físicas".

“Nadal ya lleva tiempo en el circuito. Está ya arriba. Es un veterano”.
Ver comentarios