Enviar
Federer con más dinero
Pese a los triunfos de Nadal

Bloomberg

Aunque Rafael Nadal ganó cuatro títulos del Abierto Francés y un campeonato de Wimbledon en su camino a convertirse en el mejor jugador de tenis a los 22 años, nunca ha estado al mando de su propia carrera en lo referente al dinero.
Recordemos la saga del Mercedes SLK 200 Kompressor de Nadal, que vale $50 mil. En 2005, año en que se convirtió en jugador profesional, Nadal ganó la final de la Copa Mercedes en Stuttgart, Alemania, con un característico revés que su oponente no pudo contestar. Con la camisa empapada de sudor se montó en el convertible plateado aparcado en la cancha —parte de su premio por ganar el evento— y lo movió unos cuantos metros.
Toni Nadal, tío y entrenador de Rafael, le dijo a su sobrino que se olvidara de conducir el automóvil y luego Toni organizó que Kia Motors Corp., uno de los patrocinadores de Nadal, le diera un todoterreno Sorento de $20 mil, que condujo mientras el Mercedes se empolvaba en la cochera de la familia por dos años.
Bajo la tutela de Toni, Rafael Nadal acabó en 2008 con el reinado de cuatro años y medio de Roger Federer como el mejor jugador de tenis del mundo, y es el favorito para ganar su quinto Abierto Francés, un evento de Grand Slam que comenzará el 24 de mayo. En la rivalidad más fascinante del mundo deportivo, Nadal sigue rezagado con respecto a Federer en al menos una categoría notable: lo que gana.
Federer encabeza la lista del dinero en el tenis, con una entrada anual por torneos y patrocinios de $35,1 millones que lo sitúa en el puesto número 11 en la clasificación de 2008 de la revista Sports Illustrated de los 50 deportistas que más ganan. Tiger Woods, que gana $127,9 millones, es por mucho el deportista más rico, seguido por el golfista rival Phil Mickelson y el futbolista David Beckham.
Nadal, que no clasificó para la lista, probablemente ganó entre $15 millones y $20 millones en 2008, dice Simon Chadwick, profesor de estrategia comercial deportiva y marketing en la Escuela de Negocios de la Coventry University del Reino Unido.
Este año Nadal podría ganarle terreno a Federer en ingresos también. Tras obtener su primer título de Wimbledon y la medalla de oro en las Olimpiadas de Pekín en 2008, Nadal firmó acuerdos con tres patrocinadores corporativos como Mapfre S.A., la mayor aseguradora de España, elevando el total de contratos a nueve.
Aunque los anunciantes utilizan a Nadal principalmente para promociones en España, Nike Inc. planea ampliar su espectro a una audiencia internacional más extensa. En enero, el mayor fabricante del mundo de calzado deportivo lo vistió con un atuendo más convencional: cambió su camiseta sin mangas y pantalones de largo tres cuartos por una camisa polo y un pantalón corto.
“Nadal va rumbo a convertirse en una marca mundial”, dice Steve Simon, director de torneo del Abierto de BNP Paribas en Indian Wells, California, un evento que el tenista español ganó en marzo. “Beckham ha estado allí por años. Federer también. Si Nadal se mantiene sano y sigue jugando como ahora, estará allí también”.
Con Nadal, los anunciantes obtienen una combinación inusual de humildad y virilidad, o lo que Tom Cannon, profesor y experto en finanzas deportivas de la Escuela de Administración de la Universidad de Liverpool en Inglaterra, llama un “rebelde seguro”.
En contraste Federer, oriundo de Suiza, que habla el dialecto alemán de su país, alemán, inglés y francés, atrae a patrocinadores como Rolex Group con su sofisticada seguridad en sí mismo, dice Chadwick.
“Federer tiene una serie de valores que lo vuelven muy atractivo para los patrocinadores; es muy accesible”, dice. “Nadal es más misterioso. Necesita ser menos misterioso, más abierto”.
Ver comentarios