Logo La República

Jueves, 13 de diciembre de 2018



GLOBAL


Fed reduce previsión de crecimiento

| Miércoles 21 noviembre, 2007



Crisis inmobiliaria ha comenzado a pasar la factura en Estados Unidos
Fed reduce previsión de crecimiento

Reserva Federal considera que la caída en el valor de la vivienda hará que los estadounidenses, para compensar, aumenten su tasa de ahorro, lo que actuará como un freno para el consumo.


Washington
EFE

La Reserva Federal (FED) redujo su previsión de crecimiento para Estados Unidos, que crecerá entre un 1,8 y un 2,5 % en 2008, debido a los problemas del sector inmobiliario y el elevado precio del petróleo.
En junio el banco central estadounidense había augurado que el ritmo económico se mantendría entre el 2,5 y el 2,75 %.
Se trata de la primera vez que la Fed divulga sus pronósticos de crecimiento de forma trimestral. Anteriormente sólo lo hacía dos veces al año.
La parte más positiva del informe fue la referida a la inflación, que la Reserva Federal cree que se ha moderado.
No se trata de un efecto temporal, sino que el descenso probablemente continuará en los próximos años, dijeron los miembros del Comité del Mercado Abierto del banco central en su última reunión, el 30 y 31 de octubre, cuyas actas fueron divulgadas en el mismo documento.
En esa ocasión, la Fed redujo en 0,25 puntos porcentuales la tasa de interés de referencia, hasta el 4,5%.
La menor inflación y la debilidad económica indicadas por el banco central podrían apuntar a nuevos recortes del precio del dinero.
Sin embargo, el organismo dejó en duda lo que hará en su reunión de diciembre, pues definió la acción de octubre como "una decisión difícil".
En su informe, la Reserva Federal indicó que la caída en el valor de la vivienda hará que los estadounidenses, para compensar, aumenten su tasa de ahorro, lo que actuará como un freno para el consumo.
Los precios de los bienes raíces, en su opinión, aún no han llegado al fondo del pozo y registrarán bajas "moderadas" en 2008.
Además, constató que se han endurecido las condiciones de crédito para obtener hipotecas.
Los datos del sector inmobiliario y la subida del petróleo son los otros dos factores que explican la corrección de las previsiones de crecimiento, según el documento.
En ambos frentes las noticias fueron malas. Freddie Mac, el segundo mayor banco hipotecario del país, anunció pérdidas de $2 mil millones de en el tercer trimestre, mientras que las peticiones de permisos para el inicio de obras cayeron a su menor nivel en 14 años, según el Departamento de Comercio.
Ese último dato "indica que ni siquiera estamos cerca del principio del fin de la crisis inmobiliaria", dijo Dimitry Fleming, un analista del banco de inversión ING.
Al mismo tiempo, el crudo marcó un nuevo récord, al cerrar en los mercados estadounidenses a 98,03 dólares por barril.
Pese a estos problemas, la Fed mantuvo su previsión de crecimiento del país para este año entre un 2,4 y un 2,5 %, una cifra que aún supera muchas expectativas privadas.
La Asociación Nacional de Economía de Negocios (NABE, por su sigla en inglés), por ejemplo, colocó hoy esa tasa en el 2,1 %, el menor nivel desde 2002.
Afirmó, además, que ha aumentado el riesgo de que Estados Unidos sufra una recesión, que ocurriría si la crisis inmobiliaria ahoga el consumo.
Sin embargo, la NABE aclaró que lo más probable es que el país salve el bache y crezca un 2,5 % en 2008, una cifra que está en el extremo más alto del pronóstico divulgado por la Fed.
La ralentización económica hará que el año que viene la tasa de desempleo en Estados Unidos suba "modestamente" hasta entre el 4,8 y el 4,9 %, comparado con el 4,7 por ciento actual, según la Reserva Federal.
En el lado positivo, las exportaciones serán un apoyo del crecimiento económico, de acuerdo con su informe.
Pese al repunte del crudo, sus comentarios sobre la inflación fueron más optimistas que los expresados en el comunicado del Comité del Mercado Abierto, tras su reunión de octubre.
La Fed tildó de "animadores" los datos recientes y dijo que "apuntan a una cierta reducción de la presión inflacionaria".
El organismo cree que la inflación subyacente -descontada la energía y la alimentación- se mantendrá entre el 1,8 y el 1,9 % este año, comparado con el margen de entre 2 y 2,25 % estimado en junio.
En 2008 se situará entre el 1,7 y el 1,9 %, según el banco central estadounidense, que usa como referencia el Índice de Precios de Gastos de Consumo Personal, porque mide el valor de todos los productos y no de una canasta, como hace el Índice de Precios al Consumo (IPC).