Favoritos al infierno
Pocas veces se ha encontrado un tenista inglés el camino más abierto para ganar Wimbledon, como en esta edición Andy Murray. Adrián Dennis-AFP/La República
Enviar

Favoritos al infierno

Wimbledon cerró semana fatal para los encumbrados

La primera semana de Wimbledon igualó el peor resultado en la historia de los Grand Slam para los diez primeros cabezas de serie de los cuadros femenino y masculino.
Tan solo seis de los diez primeros favoritos y cuatro de las favoritas alcanzaron la tercera ronda del torneo, una calamidad que equivale a la que se registró en el All England Club hace 17 años, cuando solo cuatro hombres y seis mujeres del “top 10” llegaron a esa fase, y al Roland Garros de 1998, cuando lo hicieron dos hombres y ocho mujeres.
La caída de Rafael Nadal en primera ronda y la de Roger Federer en segunda hizo saltar las alarmas en un torneo en el que un número también inusitado de lesionados dejó el cuadro más despejado de lo habitual.
La sangría de favoritos dejó al local Andy Murray, segundo cabeza de serie, como el aspirante más claro para llegar a la final por la parte baja del cuadro, mientras que el número uno, Novak Djokovic, aspira a alcanzar también el último encuentro.
El apretado calendario del circuito profesional, que apenas deja descanso a los tenistas entre cada torneo y que el año pasado fue especialmente denso debido a los Juegos Olímpicos de Londres, es una de las quejas más repetidas entre los jugadores.
No es casualidad que este año tan solo 12 partidos en las primeras rondas del cuadro masculino alcanzaron los cinco sets, récord negativo en ese sentido en toda la historia del torneo en la Era Open.
Los jugadores llegan al tercer Grand Slam de la temporada con las fuerzas al límite, lo que contribuye a que las lesiones se produzcan con mayor facilidad sobre la hierba, la superficie más exigente del circuito.
La plaga de lesionados de tobillo, rodilla y hombro que se vivió en las primeras jornadas del torneo agudiza el debate sobre el estado del césped del All England Club, que según algunos tenistas resulta especialmente resbaladizo y peligroso.
Además de favorecer las lesiones, ese cambio en la hierba juega a favor de los tenistas que salen a la pista sin nada que perder, dispuestos a arriesgar al máximo para ganar a un cabeza de serie a cualquier precio.
Los favoritos, en cambio, mantienen el objetivo de llegar hasta el final del torneo, por lo que están obligados a mantener algo más la prudencia sobre un césped del que podrían salir lesionados.
Uno de los que arriesgó y ganó fue el belga Steve Darcis, número 135 del mundo, que fulminó a Nadal en el primer partido y se retiró en el segundo porque su hombro ya no aguantaba.
También salió al máximo en segunda ronda el ucraniano Sergiy Stakhovsky, número 116 del ranking, que asestó a Federer una de las derrotas más dolorosas de su carrera, cuando aspiraba a coronarse por octava vez en Wimbledon.

Londres /EFE
 

Ver comentarios