Enviar
FARC liberaría a algunos rehenes

Guerrilla pondría en liberatd a dos secuestradas y al hijo de una de ellas nacido bajo cautiverio


Bogotá
EFE

La aparente decisión de las FARC de poner en libertad a dos de sus rehenes y al niño de una de ellas, nacido en cautividad, entusiasmó a las familias de los secuestrados con fines de canje por esa guerrilla, algunos en manos rebeldes hace casi diez años.
“Sería el mejor regalo de Navidad que Dios nos podría dar después de tanto sufrimiento”, declaró Clara González de Rojas, la madre de Clara Rojas, rehén que las FARC podrán liberar junto al niño que ella procreó en cautividad y a una ex congresista.
Según un comunicado conocido por la agencia cubana Prensa Latina en Bogotá, las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) pondrán en libertad al niño y a las dos mujeres, ambas en el grupo de 45 secuestrados que esta organización pretende canjear por más de medio millar de insurgentes presos.
Los rebeldes dijeron que será un desagravio al presidente venezolano, Hugo Chávez, y a la senadora colombiana Piedad Córdoba, cuyos papeles como mediador y facilitadora de una acuerdo humanitario con las FARC fueron suspendidos por el gobernante de Colombia, Álvaro Uribe, el pasado 21 de noviembre.
En respuesta, Chávez se consideró traicionado por Uribe, afirmó que no mantendrá relaciones con el Gobierno de Colombia mientras que éste siga en el poder y llamó a consultas a su embajador en Bogotá, Pável Rondón.
“Ante la infamia uribista (por Uribe) y como desagravio al presidente Chávez, a la senadora Piedad Córdoba y a los familiares de los prisioneros, aceptamos su llamado a liberar a la doctora Clara Rojas, a su pequeño Emmanuel y a la doctora Consuelo González de Perdomo como muestra incuestionable de la esperanza que habíamos depositado en el papel facilitador”, dice el mensaje rebelde.
“La orden para liberarlas en Colombia ya ha sido impartida”, agregan las FARC, y notifican que ambas mujeres, además del niño, “deberán ser recibidas por el presidente Chávez o alguien que él designe, en circunstancias tales que se evite bajezas uribistas como las sucedidas con las 'pruebas de vida'“.
Los rebeldes aluden a la interceptación y decomiso de unos vídeos, fotografías y cartas de 16 de los secuestrados que estaban en manos de tres presuntos guerrilleros, detenidos a finales de noviembre pasado en Bogotá.
Entre las pruebas hay un vídeo conmovedor de la ex candidata presidencial Íngrid Betancourt, también nacional francesa y secuestrada junto a Clara Rojas, su fórmula electoral, el 23 de febrero de 2002 en la población sureña de San Vicente del Caguán.
“No me queda más que entender y aceptar lo que ellos (los rebeldes) hayan decidido”, dijo a la prensa la madre de Clara Rojas tras declararse esperanzada en que la noticia “sea cierta” y “se pueda consolidar pronto”.
Patricia Perdomo, hija de la ex congresista González de Perdomo, afirmó que la aparente decisión de los rebeldes “nos llena de felicidad”.
“Ojalá sea cierto”, agregó Patricia, cuya madre está secuestrada desde el 10 de septiembre de 2001, cuando las FARC la interceptaron en una carretera de Pitalito, población del departamento sureño del Huila.
La ex candidata vicepresidencial y la ex congresista conforman junto a Betancourt y tres estadounidenses el grupo de 45 rehenes que los guerrilleros buscan canjear por medio millar de insurgentes presos, entre ellos dos extraditados a Estados Unidos.
El intercambio depende de la negociación de un acuerdo humanitario con el Ejecutivo de Uribe, que el pasado 7 de diciembre aceptó la apertura de una “zona de encuentro” en un lugar rural con unos 150 kilómetros cuadrados de área y preferiblemente sin Fuerza Pública ni población civil.
En la misma nota, las FARC insisten en su exigencia de desmilitarización de las localidades de Florida y Pradera (suroeste), y sostienen que Uribe “improvisa inaceptables propuestas como la actual para que realicemos diálogos con el mentiroso comisionado (gubernamental de Paz, Luis Carlos) Restrepo en inhóspitos, remotos y clandestinos lugares, con plazo de 30 días”.
Uribe sumó a la iniciativa la invitación, como facilitador, del presidente francés, Nicolas Sarkozy, quien ha hecho como suya la causa de la puesta en libertad de Betancourt y los demás rehenes.
El Elíseo informó ayer en París de que Sarkozy “se alegra por el anuncio de la liberación” de las dos mujeres y el niño.
Ver comentarios