Logo La República

Domingo, 16 de diciembre de 2018



NACIONALES


Fanal recupera monopolio para elaborar guaro

Redacción La República [email protected] | Jueves 10 julio, 2008



Fábrica recobra permiso exclusivo para producir bebidas a base de alcohol para consumo
Fanal recupera monopolio para elaborar guaro

• Procuraduría sopesó razones de salud pública para fallar a favor de la Fábrica Nacional

• Fallo no tiene ningún roce con la resolución de la Sala IV de junio de 2006 donde se avala la libre competencia y comercialización de aguardientes con un 30% de volumen de alcohol etílico

Carlos Jesús Mora
[email protected]

La Fábrica Nacional de Licores (Fanal) recuperó el monopolio para la elaboración del guaro en Costa Rica.
Gracias a un reciente pronunciamiento, la Procuraduría General de la República (PGR) aclaró que el proceso de diluir concentrados de alcohol para la producción de bebidas etílicas es una actividad protegida por el monopolio que en materia de licores establece la ley y por ende los intereses de la Fanal.
La Fábrica había perdido este privilegio debido a una interpretación anterior de la misma Procuraduría, que avalaba la tesis del Ministerio de Economía, Industria y Comercio (MEIC) en la pasada administración, en la cual se contemplaba la posibilidad de que cualquier empresa pudiera elaborar bebidas alcohólicas, sin necesidad de obtener una concesión de la Fanal.
En aquel momento, este monopolio había recibido una doble estocada. En primer lugar, tras un fallo de la Sala Constitucional de junio de 2006, cuya interpretación rompía la exclusividad que la Fanal tenía sobre la venta e importación de aguardientes de un 30% de volumen de alcohol etílico.
En segundo término, tras la interpretación de la Procuraduría que permitía a otras empresas hacer el proceso de dilución, es decir, reducir el grado alcohólico de la materia prima para derivar una bebida etílica apta para consumo humano. La resolución de la PGR no se confronta con el fallo de la Sala IV
Precisamente, este último punto levantó el debate entre Consejo Nacional de la Producción (CNP) y el MEIC, ya que esta última instancia defendía que la actividad de diluir concentrados alcohólicos debía estar excluida del monopolio y por lo cual tampoco era necesario que el Ministerio de Salud exigiera una concesión de la Fanal a quienes registraran una bebida etílica importada a granel.
Por su parte, el CNP presentó una apelación solicitando “la correcta interpretación y aplicación del término dilución con relación al concepto de elaboración de bebidas alcohólicas”.
Para darle fin a esta batalla, la Procuraduría concluyó que la dilución es un paso necesario para reducir el grado alcohólico y obtener el producto que se pondrá a la venta para el consumo final, por esta razón “la dilución de con
centrados de licor sí constituye una actividad de elaboración, por lo tanto es parte del monopolio establecido”.
El pronunciamiento generó reacciones positivas entre las autoridades del CNP.
“Nos sentimos satisfechos tras este fallo, porque reafirma el monopolio que tiene la Fanal, a partir de ahora nos abocaremos a la creación de una comisión interinstitucional entre Fanal, CNP, Ministerio de Salud y Aduanas para implementar mecanismos de control en las fábricas y en las aduanas”, dijo Claudio Aguilar, administrador general de la Fanal.
LA REPUBLICA trató de consignar la posición de las principales firmas en el país ligadas al mercado de los licores, sin embargo los representantes de Centenario Internacional prefirieron no referirse al tema y los de Holtermann & Compañía no contestaron las consultas formuladas por este medio.
Carlos Francisco Echeverría, gerente corporativo de Florida Ice & Farm (Fifco), dijo que la empresa que representa ya cuenta con la concesión otorgada por la Fanal y que a partir del fallo se adecuarán a las nuevas estipulaciones.
El pronunciamiento —que es vinculante— fue respaldado por el Colegio de Químicos de Costa Rica, el cual consideró que “quien diluye concentrados de materias primas para obtener una bebida alcohólica apta para el consumo humano, debe someterse a la legislación y con la concesión de la Fanal”.