Falta de inversión atenta contra vía clave en zona norte
Enviar

Una vez que se inaugure el tramo entre Vuelta de Kopper y Bajos de Chilamate, a fines del presente año, gran parte del transporte pesado que se dirige al puerto de Moín dejará de pasar por el Valle Central y se desviará por las carreteras de la zona norte.
Una de las rutas que atraerán a más transportistas y turistas será el paso entre La Cruz, a 20 kilómetros de Peñas Blancas, y el cruce de Río Frío, en las cercanías de Guápiles, conocido como la Ruta 4. Este trayecto tiene una distancia total de 256 kilómetros.
Sin embargo, las malas condiciones en gran parte de esa ruta la hacen inapropiada para el transporte pesado.
Uno de esos sectores se ubica entre Guatuso y el cruce de El Tanque, donde se comprobó el pésimo estado de la ruta a la altura del sector conocido como El Burío, además de que hay cinco puentes de un solo carril y una estructura Bailey, a un carril, sobre el río Arenal.
A esto se le suma que la carretera no está debidamente demarcada ni tiene condiciones de ancho de vía para el paso de vehículos articulados.
Otro problema se presenta en la sección de 18 kilómetros entre Santa Cecilia, cerca de La Cruz, y Birmania, la cual aún se encuentra en lastre. Aunque existe el financiamiento para esa carretera desde finales de 2014, aún no se ha nombrado la unidad ejecutora para administrar los recursos de un préstamo otorgado por el Banco Interamericano de Desarrollo.
Si parte de los 400 camiones que entran al país desde Peñas Blancas utilizan la Ruta 4, podrían provocar un colapso que afectaría el turismo y el comercio de la zona norte.
La otra opción que tendrían los transportistas tampoco sería viable. El nuevo puesto fronterizo de Las Tablillas podría abrirse al transporte pesado entre marzo y abril, pero la vía que va de Los Chiles a Muelle tampoco se encuentra en buen estado.
Pese a las promesas de intervenir esta sección, no hay claridad de dónde se tomarán los fondos.
La habilitación de ambas vías es clave para el comercio transfronterizo; además, potenciaría el turismo y el comercio en la zona norte, una de las más afectadas por la pobreza y el desempleo.

201601112225060.recuadro-8-1.gif
201601112225060.recuadro-8-2.gif

Ver comentarios