Enviar
Materia prima existente apenas da abasto
Falta de insumos limita producción de biocombustibles

Natasha Cambronero
[email protected]

La falta de materia prima para elaborar biocombustibles en el país ha propiciado que algunas compañías no logren cumplir con la demanda del mercado o apenas puedan satisfacer limitadamente sus necesidades.
El cultivo de productos i
dóneos para la fabricación de biodiésel o etanol es casi nulo, esto en razón de que actualmente la siembra de jatrofa, higuerilla y yuca amarga apenas es estudiada y experimentada.
Ante ello, algunas empresas han tenido que ingeniárselas para poder comercializar estos productos, a pesar de no dar abasto con la demanda.
Tal es el caso de la compañía Energías Biodegradables, la cual por falta de insumos solo puede utilizar su fábrica a un 20% de su capacidad.
Dicha empresa desde hace cuatro años produce biodiésel a base de aceite vegetal, de pescado y de gallina, soya o palma aceitera, producto que es utilizado en un 30% por los autobuses del Consorcio Operativo del Este, que brinda servicios al sector de San Pedro, Curridabat y Zapote.
Sin embargo, la producción de este sustituto energético podría ser mayor si se contara con más insumos, ya que actualmente producen 8.300 litros de biodiésel diarios, cifra que podría ser de hasta 100 mil por día si utilizaran la planta en toda su capacidad.
La escasez de materia prima ha ocasionado que esta empresa comience un plan para incentivar el cultivo de higuerilla y jatrofa entre pequeños agricultores; dicho proyecto comenzará en los próximos meses con 10 hectáreas, para en cuatro años poder producir 1.000 litros de este sustituto energético al día.
Igualmente, implementarán un plan piloto para recolectar residuos de aceite vegetal entre los estudiantes de escuelas públicas.
“Vamos a comenzar un proyecto de recolección de residuos de aceite de cocina entre los estudiantes de escuelas, para aumentar la producción de biodiésel, dicho aceite sería un ingreso extra para las escuelas públicas”, dijo Eladio Madriz, gerente de Energías Biodegradables.
En el país cerca de 400 vehículos funcionan con este combustible renovable; no obstante, lo hacen en cantidades de h
asta un 50%, ya que no se puede cumplir con la demanda.
Caso similar atraviesa Coopedota, que comenzará a producir etanol para sus asociados a partir de enero de 2009; sin embargo, los insumos con los que cuenta servirán apenas para cubrir las necesidades que tienen actualmente y no podrán comercializarlo.
Dicha empezará comenzará a construir el próximo 26 de setiembre la infraestructura que albergará la maquinaria para producir etanol, por medio de la pulpa del café y las aguas residuales que generan alcohol, y que permitirá la elaboración de unos 186 mil litros de este combustible.
“Se pretende ayudar a los productores de café que han tenido que desembolsar más por los altos costos en los combustibles y fertilizantes, por lo que la fabricación de etanol les será muy útil para reducir gastos”, afirmó Hortensia Solís, encargada del proyecto de biocombustibles de Coopedota.
En el país, se realizan estudios de valoración sobre cultivos como la higuerilla, la jatrofa o la yuca amarga para la producción de biodiésel, pero estos se encuentran en fase de experimentación y no serían cosechados hasta el próximo año.
Dichos productos pueden ser cultivados en tierras no apropiadas para la siembra de alimentos, por lo que no competirían con granos con el arroz, el frijol y el maíz.
Ver comentarios