Logo La República

Jueves, 25 de abril de 2019



ACCIÓN


¿Falló la dirigencia manuda al no enfocar refuerzos en defensa?

Walter Herrera [email protected] | Martes 22 enero, 2019

Porfirio López y Kenner Gutiérrez fueron criticados en sus primeros encuentros. LDA/La República
Porfirio López y Kenner Gutiérrez fueron criticados en sus primeros encuentros. LDA/La República


Con el fin de sumar uno o dos títulos más en la celebración del centenario del club, Alajuelense formó una plantilla demoledora para hacerle frente al Clausura 2019 y Apertura 2019, sumando jugadores de alto perfil ofensivo, sin embargo en la zaga, donde tiene su principal deuda, solamente incorporó a un jugador, Henry Figueroa, que llegó tarde a la pretemporada y deberá acoplarse pronto en un torneo relámpago.

Entre sus nuevas fichas, vistieron de rojinegro al guardameta Esteban Alvarado, al hondureño Figueroa, al volante Anthony López y al delantero Ariel Lassiter.

Pese a que el talón de Aquiles durante la pasada y aún presente temporada fue su retaguardia, las miradas han ido enfocadas a los jugadores con carácter ofensivo.

Incluso descartaron la opción de vincular a Ariel Soto y en su lugar prefirieron darle más minutos a Daniel Villegas.

De esta manera, solo Figueroa llegará a reforzar al equipo en la defensa central donde Porfirio López, silbado por su afición en los últimos juegos y Kenner Gutiérrez, quien no ha negociado una renovación de contrato, han sido permisivos en sus marcas, permitiendo muchas anotaciones.

Los manudos recibieron en tres fechas cinco goles y no han podido dejar el marco en cero.

En su última derrota 1-0 en casa ante San Carlos, Arnáez optó por colocar a Esteban Marín y poner a debutar a Figueroa, que debió irse expulsado por un majonazo intencional a un rival sancarleño cuando el balón no estaba en juego.

Pese a esto, el guardameta Patrick Pemberton ha evitado debacles en la cabaña eriza con intervenciones decisivas y demostrando por qué es el meta titular en uno de sus mejores momentos.

A partir de ahí nace la interrogación de qué tan necesario fue la adquisición de Esteban Alvarado.

La portería alajuelense es ahora la más sólida de entre los 12 equipos de Primera pero mantiene en su línea más próxima su principal preocupación y su técnico Luis Diego Arnáez lo dejó en claro.

“Me preocupa porque nos marcan goles en todos los partidos. La intención nuestra es sacar el cero en nuestro marco”, señaló el estratega.

La temporada anterior Arnáez utilizó en ocasiones al volante José Miguel Cubero como último hombre, sin embargo sacrifica y compromete el balance en la cintura que amarran Alex López y Luis Garrido.