Facturas impagas complican situación china con cuentas a cobrar
Ahora se requieren 83 días para que la empresa china típica reciba el efectivo por las ventas realizadas, casi el doble que sus pares de los mercados emergentes. Bloomberg/La República
Enviar

 Desde 1999 las compañías chinas no tenían tanto problema para que los clientes pagaran lo que compran.
Ahora se requieren 83 días para que la empresa china típica reciba el efectivo por las ventas realizadas, casi el doble que sus pares de los mercados emergentes.
En tanto las demoras en los pagos se propagan del sector industrial a las compañías de tecnología y de consumo, las cuentas a cobrar en las firmas del país han crecido un 23% en los dos últimos años hasta alrededor de $590 mil millones, superando la producción económica anual de Taiwán.
La pila de cuentas impagas –mayor que en cualquier otro momento desde que el ex premier Zhu Rongji clausuró miles de compañías estatales con el cambio de siglo- demuestra que los déficits de efectivo en las firmas más débiles amenazan no sólo a los bancos y a los bonistas, sino también a la vasta red de cadenas de abastecimiento interconectadas de China.
Teniendo en cuenta que se proyecta que las quiebras corporativas crecerán un 20% este año, son más las empresas chinas que podrían verse obligadas a elegir entre dos opciones desagradables: continuar ampliando el crédito a clientes potencialmente insolventes o cortarlo y ver caer las ventas.
“Se está dando un efecto en cadena en toda la economía”, dijo Fraser Howie, coautor, con sede en Singapur, de “Red Capitalism: The Fragile Financial Foundation of China’s Extraordinary Rise”, quien sigue los mercados del país desde hace más de dos decenios. “Parte de la fase final es la cesación de pagos y el cierre”.
Es fácil ver por qué se vuelve más difícil cobrar en China. Tanto las empresas como los consumidores se han visto restringidos por la desaceleración económica más profunda desde 1990, conforme la sobrecapacidad impulsó una racha sin precedente de caídas en los precios a los productores.
Los niveles de deuda corporativa récord dejaron a muchas empresas con dificultades para cubrir sus pasivos, en tanto las insolvencias crecieron un 25% en 2015, según Euler Hermes.
La compañía aseguradora de crédito más grande del mundo prevé un aumento de otro 20% en las quiebras chinas este año, el nivel más alto en 43 grandes mercados.
El gobernador de Banco Popular de China, Zhou Xiaochuan, señaló su preocupación respecto de los niveles de deuda en alza este fin de semana, diciendo en un discurso en Pekín que los préstamos corporativos se volvieron demasiado altos.
“Las insolvencias en alza, un entorno económico malo y menos liquidez para las pequeñas empresas constituyen un gran problema”, dijo Mahamoud Islam, economista sénior para Asia en Euler Hermes en Hong Kong.
Estos vientos en contra son cada vez más visibles en los estados financieros chinos, donde los asientos de cuentas a cobrar y ventas permiten a los analistas calcular los “períodos medios de cobro”, o sea cuánto tarda una firma en cobrar.
El período medio de cobro de 83 días, recopilado por Bloomberg a partir de las presentaciones de documentación más recientes de firmas con domicilio continental, se extendió con respecto a 79 días en 2014 y 55 días en 2010.
Es más alto que en las 20 economías más grandes del mundo excepto Italia, y se compara con la media de 44 días correspondiente a las empresas del índice MSCI Emerging Markets.


 

 


Ver comentarios