Factor humano
Enviar
Factor humano

German Retana
[email protected]  

Arrancar tu estaca
Si un elefante es atado a una estaca cuando es un cachorro, limitará sus movimientos a la cercanía de la misma. Lo paradójico es que siendo un adulto y teniendo gran fuerza para arrancar la estaca, tenderá a quedarse girando en torno a ella, limitado por el largo de la cuerda que lo sujeta. Así ocurre a muchas personas y equipos que se condicionan por años a sus propios límites mentales, sin atreverse a desafiarlos con su propia fuerza.
El condicionamiento a lo tradicional, a viejos paradigmas y a dogmas no cuestionados puede ser un peor rival que los desafíos externos a los que es sometido un equipo. Creer que no se puede triunfar es el primer paso para fracasar al intentarlo. Pensar que como ayer se ganó en el futuro será igual, es también un grave error.
Las posibilidades de éxito de un equipo pueden verse aniquiladas por un concepto equivocado de su realidad. Si las percepciones de sus miembros sobre el potencial colectivo están empañadas por añejas e inútiles creencias, estas constituyen muros mentales que definen el máximo ámbito de su crecimiento. Como el elefante, mientras no se use la propia fuerza para liberarse, el destino podría ser, simplemente, una proyección del pasado. Para cambiar la realidad hay que modificar las percepciones; Deepak Chopra dice al respecto: “Lo que usted admite en su conciencia depende de los patrones habituales según los cuales usted ve e interpreta el mundo”.
Así como en las primeras décadas del siglo XVI, Nicolás Copérnico desafió la teoría de Tolomeo de que la tierra era el centro del universo y propuso la actual convicción de que el Sol es dicho centro, se requieren líderes que cuestionen la supuesta “realidad” en las organizaciones y equipos. No se trata de ser rebeldes, sino de someter los muros a la prueba de los nuevos tiempos. Las empresas exitosas se cuestionan a sí mismas para verificar la validez de sus percepciones y abrirse a la innovación y la transformación.
Los equipos en todos los ámbitos de la vida también pueden hacer un alto en el camino y reacomodar las cargas de lo que consideran sus verdades, sus realidades. Esto supone que tienen el valor de soltar lo que ya no sirve y la valentía de cambiar formas de pensar y de actuar. Chopra y Simon documentan que el revestimiento del estómago se reemplaza en cinco días aproximadamente, la piel cada mes y el hígado se renueva en seis semanas. ¿Cada cuánto reemplazamos ideas obsoletas?
¿Verdad que no vale la pena quedarnos amarrados como el elefante cuando tenemos la inteligencia y la capacidad para arrancar nuestras propias estacas mentales y cambiar paradigmas obsoletos sobre nuestros talentos, potencialidades y límites?

Ver comentarios