Logo La República

Martes, 11 de diciembre de 2018



BLOOMBERG


Fabricantes de autos piden ayuda por caída de ventas

| Lunes 10 noviembre, 2008



Fabricantes de autos piden ayuda por caída de ventas


Washington- General Motors Corp., Ford Motor Co. y Chrysler LLC, escasas de dinero por el bajón de las ventas, están pidiendo al Gobierno de Estados Unidos que les preste $50 mil millones para ayudarlas a sobrellevar el peor mercado automovilístico en 25 años, dijo una persona con conocimiento del asunto.
Los créditos consistirían en $25 mil millones para gastos sanitarios y $25 mil millones para liquidez general, y se los podría suministrar de distintas formas, entre ellas mediante préstamos de corto plazo de la Reserva Federal, dijo la persona, que pidió mantener el anonimato porque el plan no se ha anunciado oficialmente. A cambio, las compañías estarían dispuestas a tomar medidas tales como otorgar certificados de acciones, dijo la persona.
Los fabricantes de automóviles deberían recibir “más ayuda” del Gobierno del presidente George W. Bush, dijo el líder de la Mayoría del Senado, Harry Rei
d. El Congreso aprobó un programa de préstamos de $25 mil millones en septiembre para ayudar a construir vehículos con alto rendimiento de combustible.
Las tres compañías, sus sindicatos y sus aliados legislativos andan en busca de ayuda tras la pérdida de $28.600 millones en conjunto en el primer semestre. Los vehículos nuevos se vendieron a una tasa anual desestacionalizada de 10,6 millones en octubre, la menor desde 1983.
El Gobierno de Bush debería usar su autoridad actual para suministrar la ayuda, dijo Reid, sin dar precisiones sobre la cantidad. El senador demócrata por Nevada dijo que el Congreso también seguirá explorando formas de ayudar a los fabricantes de automóviles.
Los voceros de las empresas se han negado a decir cuánta ayuda están buscando. El sindicato UAW dijo el 5 de noviembre que respaldaba que se les prestaran $25 mil millones a las compañías para cubrir sus costos en materia de seguro médico, y que les otorgaran otras ayudas para fines de “liquidez inmediata”.
Los analistas calculan que GM y Ford anunciarán pérdidas de explotación al emitir sus resultados del tercer trimestre mañana. Entre las demandas económicas a los fabricantes de automóviles está la de contribuir a los fondos de fideicomiso, dirigidos por el UAW, creados para hacerse cargo de los gastos médicos de los jubilados.
Los jefes ejecutivos de GM, Rick Wagoner; Ford, Alan Mulally, y Chrysler, Robert Nardelli, y el presidente del sindicato United Auto Workers, Ronald Gettelfinger, también se reunieron con Nancy Pelosi, presidenta de la Cámara de Representantes, demócrata por California. Los ejecutivos no hablaron con la prensa.
GM aunará fuerzas con Reid y Pelosi “a fin de asegurar que se provean de inmediato los fondos necesarios para mantener la industria automovilística en condición viable”, dijo la empresa con sede en Detroit en un comunicado.
Nardelli dijo por escrito que Chrysler se sentía “alentada” porque los legisladores comprendían la importancia de la industria automovilística. Mulally dijo que “aplaudimos sus esfuerzos”.
El Gobierno quiere “garantizar la viabilidad de esta industria. Las autoridades federales también habrán de proteger a los contribuyentes, dijo Pelosi.
La reunión con Pelosi fue “muy positiva”, según Steny Hoyer líder de la Mayoría de la Cámara de Representantes, demócrata por Maryland, quien también asistió. Hoyer, al preguntársele si los fabricantes de automóviles mencionaron la bancarrota, dijo: “No pero no diré nada más”.
El congresista Sander Levin, demócrata por Michigan que también asistió a la reunión, dijo que esta “fue muy bien” y que el resultado sería “positivo”.
El presidente electo Barack Obama dijo la semana antepasada que planea ayudar a la industria automovilística del país a ser más competitiva. Obama ha propuesto que se disponga un programa de estímulo económico de $175 mil millones además del de $168 mil millones promulgado en febrero.