Fármaco de Lilly para el Alzheimer fracasa en prueba final
Imagen con fines ilustrativos. Shutterstock/La República.
Enviar

El tratamiento experimental para el Alzheimer de Eli Lilly no logró frenar la progresión de la enfermedad neurodegenerativa, lo que representa un nuevo revés tanto para las farmacéuticas como para los investigadores que siguen buscando una manera de tratar una de las dolencias más temidas del mundo.

Los pacientes tratados con solanezumab no mostraron una disminución significativa del deterioro cognitivo en comparación con aquellos que recibieron un placebo, dijo Lilly en un comunicado el miércoles. La farmacéutica dijo que no ha decidido qué pasos tomar, si los hubiera, en relación a la medicina.

Los resultados de las pruebas “no fueron como esperábamos y estamos decepcionados por los millones de personas que esperan un tratamiento potencialmente modificador de la enfermedad”, dijo John Lechleiter, el máximo responsable saliente de Lilly. “Evaluaremos el impacto de estos resultados de acuerdo con los planes de desarrollo del solanezumab y de otros activos ligados al Alzheimer".

Los hallazgos representan el último revés en la búsqueda para encontrar un tratamiento para la enfermedad del Alzheimer, que afecta a más de 5 millones de estadounidenses y a 40 millones de personas en todo el mundo. Más de 100 compuestos han fracasado en demostrar que podrían disminuir la condición que roba a los pacientes sus mentes y, finalmente, su capacidad de cuidar de sí mismos.

Las acciones del sector cayeron en Nueva York. Las acciones de Biogen, que está desarrollando un tratamiento de Alzheimer considerado el más cercano a Lilly, también descendieron un 3,83%.

Fracaso en las pruebas

Lilly aceptará un cargo de $150 millones antes de impuestos, o alrededor de $0,9 por acción después de impuestos, relacionado con las pruebas. Además, tiene previsto anunciar sus objetivos para 2017 el 15 de diciembre. La compañía dijo que sigue comprometida con el Alzheimer y que está estudiando otros compuestos.

Los resultados de la última y extensa etapa de pruebas clínicas revelaron que los pacientes con un nivel de Alzheimer leve que tomaron solanezumab no respondieron mejor que los pacientes que recibieron un placebo en las pruebas de memoria y de funciones cognitivas, dijo la empresa con sede en Indianápolis. El fármaco está diseñado para atrapar y aislar las formas solubles de beta amiloides, la proteína que los expertos creen que se vuelve tóxica cuando se aglomera entre las sinapsis del cerebro.

Lilly dijo que otras medidas en las pruebas “favorecieron direccionalmente” al fármaco en comparación con el placebo, pero que las diferencias eran pequeñas. Más datos de las pruebas se presentarán en una convención médica en San Diego el próximo mes.

La enfermedad causante de demencia se ha convertido en el sexto principal motivo de muerte en Estados Unidos, ya que anualmente cobra la vida de unas 700 mil personas, y es la única condición mortal entre las 10 principales en los Estados Unidos que no se puede prevenir, curar o frenar, de acuerdo con la Asociación del Alzheimer.

Ver comentarios