Enviar
Disminución en venta de bienes se atribuye a crisis internacional y problemas climáticos
Exportaciones cayeron un 19% en enero

• Envíos a Canadá, Venezuela, Francia e Irlanda, evitaron peores resultados
• Sector agrícola exportó un 10% menos que en el mismo mes de 2008

Ernesto José Villalobos
[email protected]

Las exportaciones nacionales reportaron una baja en sus niveles de casi el 20%, durante enero.
Dicho comportamiento se refleja en la comparación de lo exportado durante el primer mes del año y lo que las empresas nacionales vendieron 12 meses atrás.
Mientras en enero de 2008 las ventas se valoraron en $735,3 millones, el mismo mes de este año esa cifra apenas llegó a los $600 millones.
El freno a la colocación de la oferta exportable costarricense lo produjeron la crisis económica internacional y complicaciones provocadas por fenómenos del clima local.
“Otra de las principales causas del bajo nivel de operación de las empresas exportadoras, se basa en la dificultad de este sector para acceder a líneas de crédito que le permitan adquirir materias primas para realizar su respectiva transformación y posterior exportación”, afirmó Marco Vinicio Ruiz, ministro de Comercio Exterior.
El sector agrícola, por ejemplo, reportó $152 millones exportados. Hace un año ese mismo gremio logró vender $170 millones en los mercados foráneos.
Las complicaciones que debieron enfrentar los productores de la tierra que exportan sus cosechas, fueron demasiado fuertes y empujaron la cantidad de productos vendidos hacia la baja.
“Estamos hablando de alzas en los insumos de más del 30% y que a la fecha aún no bajan a los precios que reportaron a inicios de 2008, así como inundaciones que arrasaron hasta el 10% de la cosecha nacional en algunos productos”, aseveró Sergio Navas, director ejecutivo de la Cámara de Exportadores de Costa Rica (Cadexco).
Uno de los recortes más sentidos se dio en el área de venta o colocación de circuitos integrados o partes para computadora.
A falta de lo que había sido un ímpetu de renovación de los equipos de cómputo en los principales mercados, los chips y piezas para ensamblar microcomputadoras que se exportan desde Costa Rica reportaron una baja del 30%. Esto equivale a $56 millones menos.
En el comportamiento mensual de las exportaciones, el país ya venía mostrando un decrecimiento notable.
Con base en la comparación interanual, octubre de 2008 reportó un tímido repunte del 4,9%, que cayó a un 3,1% en noviembre.
Ya para el último mes del año el crecimiento registrado fue de apenas un 1,4%, el cual parecía augurar la caída que se dio a conocer este fin de semana.
Ante ello, algunas empresas han decidido replantear sus estrategias para enfrentar los tiempos difíciles.
Firmas como el Grupo Irex, que actualmente envía sus productos a 18 países de Latinoamérica y Estados Unidos, esperan superar el mal momento que se vive actualmente.
“Hay que tomar en cuenta la especulación que pueda darse sobre los insumos que alimentan la producción de la industria nacional; eso sin duda incidirá en el precio final que podamos ofrecer y por consiguiente la demanda de los productos. Mercados como Trinidad y Tobago o Puerto Rico nos han permitido obtener resultados muy positivos, y mantener la productividad”, especificó Freddy Marín, gerente de Exportaciones del Grupo Irex.
Los encargados de promocionar la canasta de bienes exportables nacionales, afirman estar haciendo todo lo posible para que el país pueda seguir colocando sus productos en otras latitudes.
Aunque la baja general en las ventas al exterior preocupa, el comportamiento de al menos ocho mercados que reciben la oferta exportable costarricense evitó peores resultados.
Destinos como Canadá, Francia, Irlanda y Venezuela mostraron incrementos en sus compras de productos nacionales —en parte motivados por las iniciativas oficiales de promoción— de hasta el 200%.
“Continuaremos monitoreando muy de cerca el comportamiento de las exportaciones, al mismo tiempo que seguiremos brindando la capacitación y el apoyo requeridos por los exportadores para que accedan a mercados que les beneficien y sobrelleven esta difícil situación de la mejor manera”, sostuvo Emmanuel Hess, gerente de la Promotora de Comercio Exterior.
En el otro lado de la balanza comercial las importaciones alcanzaron $865 millones en enero. Esta cifra representa un 32% menos respecto a lo registrado en 2008.
Las compras al exterior han presentado una tendencia a la baja desde principios del segundo trimestre del año anterior.
La merma en el monto de las importaciones no solo refleja el descenso en los precios internacionales del petróleo, sino también una desaceleración de la demanda interna.
El barril de crudo ha experimentado una acentuada caída en su cotización en los mercados internacionales.
El año pasado, el déficit comercial cerró en $5.698 millones, un 57% más con respecto al del año anterior.

Ver comentarios