Enviar
Explotación afecta conservación de tortugas
Solo una de cada mil tortugas marinas sobrevive
Saquear nidos de tortugas marinas y comercializar sus huevos es una práctica muy apegada entre las comunidades del Pacífico Central costarricense.
Esta es solo una parte de la problemática actual, que aunque ha disminuido se mantiene. Además, en la temporada actual de anidación, estas especie se han visto fuertemente dañadas específicamente en la playa de Matapalo.
En esta playa el encargado de cuidarlas es la Asociación de Voluntarios para el Servicio de Area Protegidas.
La mayor preocupación de la Asociación en esta zona consiste en que durante la temporada de anidación, sus voluntarios han encontrado 19 tortugas heridas, con cortaduras en las aletas delanteras que ocasionan su muerte.
“Nuestra teoría es que se debe a la gran cantidad de barcos camaroneros que andan por el sector, las tortugas se quedan enredadas en las redes, y al momento de liberarlas les resulta más fácil cortarlas que tomarse el tiempo de soltarlas”, dijo Gilberto Carvajal, presidente de la Asociación.
Las soluciones hasta el momento están en proceso, la Asociación ya informó a guardacostas y el Ministerio de Ambiente, quienes trabajan para dar acciones contundentes.
A pesar de que este problema representa una alta preocupación, el patrullaje de cuido de los nidos no deja de ser la tarea más realizada diariamente.
Las disyuntiva surge al comprender que el saqueo de huevos representa una fuente de recursos para algunas familias. Por ello, se les ha enseñado a las comunidades a aprovechar como negocio la gran cantidad de turistas que llegan a las playas de anidación.
La labor con la comunidad, y el constante cuido de las tortugas, se ven influenciados por la poca probabilidad de vida de la especie. Estudios demuestran que de cada mil nacimientos solamente una tortuga sobrevive.
Durante la temporada actual de Playa Matapalo —que inició desde agosto— hasta el momento se han liberado más de 2.800 neonatos. Solamente han saqueado 17 nidos en la zona, lo que demuestra que hay mayor eficiencia del trabajo, comentó Daniel Segura, funcionario de la Asociación.
Cada vez que un voluntario localiza un nido, lo pasa al vivero de la playa, allí crea un nido similar al que encontró y deposita los huevos. De este proceso al nacimiento, en Matapalo han tenido una efectividad de alrededor del 90%.
La Ley de Protección, Conservación y Recuperación de las Poblaciones de Tortugas Marinas, establece que quien atente contra la vida de cualquier especie de tortuga marina será penado con prisión, incluido el saqueo de huevos.
El Refugio de Vida Silvestre de Ostional es la única zona donde se permite la práctica controlada, por la gran cantidad de tortugas que llegan a desovar, aunque algunos voluntarios se oponen.
El cuido para evitar el saqueo de huevos no es la única labor de la Asociación, que también se dedica a la investigación de la especie, declarada de interés público en dicha ley.

María Fernanda Cisneros
[email protected]

 

Ver comentarios