Enviar
Cerca de seis bombas de baja intensidad produjeron 16 heridos en Colombia
Explosiones siembran caos en Bogotá

Disturbios y detonaciones empañaron día de marchas sindicales contra el gobierno

Bogotá
EFE

El caos se apoderó ayer de Bogotá al estallar seis bombas de baja intensidad en distintos puntos de la capital colombiana, con el resultado de 16 heridos, mientras se cumplía una huelga general de los funcionarios públicos.
Las explosiones se produjeron prácticamente de forma simultánea en torno a las 13.00 hora local (18.00 GMT), junto a las Embajadas de Perú y Alemania, cerca de los centros comerciales Palatino y Salitre Plaza, junto a una unidad militar y en un parque público.
Todas ellas se registraron en zonas del norte de la capital, en áreas residenciales y comerciales de clase media-alta, a excepción de la bomba colocada a unos cien metros del centro comercial Salitre Plaza, ubicado en el occidente de la ciudad.
El general Rodolfo Palomino, director de la Policía Metropolitana de Bogotá, confirmó que los heridos, con lesiones leves, han sido trasladados a centros médicos.
En todos los escenarios se produjeron daños materiales a viviendas y edificaciones a causa de las bombas, con sistemas de temporizador, que habían sido colocadas en cubos de basura.
“Desafortunadamente se presentó una situación en la que han sido activados de manera simultánea varios artefactos explosivos, que parecen guardar una homogeneidad, colocados en cestas de basura. Son explosivos de bajo poder de 250 a 500 gramos”, agregó el general Palomino.
Por ello, el general recomendó a los bogotanos que “no se acerquen a lugares donde haya cestos de basura o bolsas frente a establecimientos y residencias, porque podrían estar camuflándose explosivos”.
El jefe de la Policía Metropolitana informó asimismo de que se está investigando la autoría de estos atentados, al comentar que “es prematuro” vincularlos con la huelga que cumplieron ayer funcionarios del Estado, la marcha indígena que se desarrolla desde el martes en el suroeste del país y el paro de los cortadores de caña de azúcar en el departamento del Valle del Cauca (suroeste).
El Mando Unificado de la Policía ha puesto en marcha un dispositivo de búsqueda de los autores y se apoyará en las imágenes captadas por cámaras de video en algunos de los lugares donde se produjeron los atentados.
En el momento de las explosiones se llevaban a cabo en el centro de Bogotá dos manifestaciones de trabajadores estatales que confluyeron en el céntrico parque Simón Bolívar.
Además de esta protesta, en el suroeste del país transcurre una gran marcha indígena, que en la última semana ha dejado tres muertos a causa de los enfrentamientos entre nativos y fuerzas del orden.
A estos hechos se unieron ayer disturbios en la Universidad de Antioquia, en la ciudad de Medellín (oeste del país).
Antes de las explosiones de Bogotá, el fiscal nacional de la CUT, Fabio Arias, declaró a Efe que la jornada transcurría “en calma”.
Pero poco después, el presidente de la CUT, Tarcisio Mora, debió salir al paso y consideró que esos atentados, así como los disturbios registrados en la Universidad de Antioquia, en Medellín, fueron “hechos aislados”.
A su juicio, no tuvieron nada que ver con la jornada de protesta y confió en que las autoridades detengan e identifiquen a los autores de los desórdenes y las acciones terroristas.
Sobre el seguimiento de las marchas, el director operativo de la Policía colombiana, general Orlando Páez, dijo que no tuvieron “carácter masivo”, al revelar además que seis pequeñas bombas fueron desactivadas en el municipio de Santander de Quilichao (suroeste) y en el departamento del Putumayo (sur).
Precisamente en Santander de Quilichao, en el departamento del Cauca, unos 20.000 indígenas retomaron ayer su marcha hacia Cali a través de uno de los carriles de la Carretera Panamericana.
En una entrevista con Efe mientras transcurría la marcha en el centro de Bogotá, el fiscal de la CUT precisó, en contra de la versión oficial, que “ha habido movilizaciones en todas las capitales de los departamentos”.
“Sabemos que la gente ha salido de sus oficinas, de sus puestos de trabajo, a acompañar las marchas en el país”, precisó el dirigente.


Ver comentarios