Enviar

Los bancos comerciales públicos y privados acumularon $160,9 millones de ganancias netas entre enero y julio, lo cual no cumple con las expectativas planteadas por el propio sector a inicios de año.

Las ganancias, aunque crecieron un 16% en el periodo, no reflejan las expectativas trazadas por la industria bancaria a principios del año —de al menos un 25%—, pues el crecimiento fue menor al esperado, pese a que han realizado ajustes en sus operaciones para aumentar su productividad.

Desde el punto de vista macroeconómico, los márgenes financieros se vieron afectados por la caída en la tasa básica pasiva y el nuevo régimen cambiario de bandas.

El incremento de un 10% a un 25% del diferencial entre la compra y la venta del dólar, figuraría entre otros supuestos posibles culpables.

El régimen de bandas establecido por el Central ha disminuido las ganancias esperadas, pues ha reducido la devaluación prácticamente a cero, aun cuando los banqueros habían proyectado una devaluación del 6%.

Antes de la bandas, el esquema de minidevaluaciones que existía generaba a la banca ingresos adicionales.

“La nueva normativa de la Superintendencia General de Entidades Financieras (Sugef) exige este año mayores provisiones a los bancos”, explicó por su parte Guillermo Quesada, gerente general del Banco Crédito Agrícola de Cartago (Bancrédito).

Este banco es uno de los que han visto reducidas sus utilidades, lo que el gerente atribuyó a un plan para recuperar clientes que ha llevado el banco a prestar a tasas de interés muy competitivas.

“Nuestra idea es mejorar los ingresos y cerrar el año conforme con ganancias de $5 millones”, señaló.

Sin embargo, los cambios en el entorno han afectado de manera diferente a los bancos.

El Banco Popular, por ejemplo, registró ganancias de casi $38 millones, luego de ver superados los resultados por el caso Refco, que le inmovilizaron sumas cuantiosas y recientes pérdidas, tras la quiebra de la empresa neoyorquina de futuros en donde tenía en custodia bonos del Tesoro.

El estado de resultados de los bancos refleja también algunas cifras erráticas, que se atribuyen a las recientes fusiones y adquisiciones, pero sobre todo a las diferencias cambiarias. Este es el caso del Banco Interfin.

“Se nos bajaron las ganancias por el diferencial cambiario, un impuesto extra que nos puso el Banco Central”, dijo Luis Liberman, gerente general de Interfin.

Gerardo Ulloa, gerente general del Banco BCT, dijo que “en efecto, hemos experimentado una disminución”.

Esto se habría producido debido a un incremento en los gastos de operación como resultado de la remodelación de agencias, lo cual tiene un impacto en el corto plazo en el estado de resultados, adujo Ulloa. “Sin embargo nos estamos preparando para competir y estos cambios en el largo plazo serán positivos”, agregó.

El monto de los beneficios los destina la banca a transferencias que tienen que hacer al Instituto de Fomento de Cooperativas (Infocoop), a la Comisión de Préstamos para la Educación (Conape) y la Comisión Nacional de Emergencias. También a su capitalización y mejorar su posición patrimonial. Adicionalmente, la banca privada paga dividendos a sus accionistas.

Crecimiento de ganancias llegó a un 16% y no alcanzan el 25% fijado como meta para julio de este año

Expectativas bancarias en merma

  • Caída en las tasas de interés, el nuevo régimen cambiario de bandas y normativa más dura de Sugef habrían afectado al sector
  • Beneficios alcanzaron $160,9 millones en siete meses

Gerardo Ulloa, gerente general del Banco BCT, dijo que la pérdida de dinamismo se debe a fuertes remodelaciones de agencias para competir mejor en el mercado globalizado.

Ver comentarios