Exhibición de Nairo
Nairo Quintana volvió a mostrar su fortaleza como escalador y aprovechó para vestirse por primera vez de rosa. Luk Benies-AFP/La República
Enviar

Exhibición de Nairo

El colombiano se hace con la “maglia rosa” al ganar la etapa reina alpina

El colombiano Nairo Quintana dio un golpe sobre la mesa en el Giro de Italia, con una exhibición que lo llevó a vestirse con la “maglia rosa” por primera vez en esta edición.

201405272240340.a11.jpg
Quintana realizó una actuación épica en la decimosexta etapa, de 139 kilómetros entre Ponte de Legno y Val Martello, la más importante de la parte alpina de la carrera.
Solo el canadiense Ryder Hesjedal pudo mantenerle el paso hasta los últimos kilómetros, cuando el también colombiano Rigoberto Urán quedó indefenso en sus posibilidades de mantener el liderato.
La considerada “etapa reina” alpina, con ascenso al Gavia (km.23, 2.618 metros), Stelvio (km.70, 2.758 m. y cima Coppi de la actual edición) y final en Val Martello ( 2.059 m.), se vio endurecida, en el paso por los dos primeros “colosos” de montaña, por la lluvia, el frío y la nieve.
Fue una etapa intensa, curiosamente decidida en gran parte por el descenso del nevado Stelvio, con 48 curvas, suelo muy resbaladizo, y un ataque de Nairo Quintana que trajo polémica, ya que varias informaciones apuntaban a que la organización había decidido, tras el paso por la cima u por razones de seguridad, una especie de control de la carrera, con moto con bandera roja para evitar caídas.
“Estaba lloviendo mucho. No vi la bandera ni la señalización”, dijo Quintana cuando se le preguntó.
El técnico del equipo Omega, en el que milita Urán, Davide Bramati, no podía creer el error que se cometió. “Creíamos que en el descenso no podíamos adelantar las motos con bandera roja”, señaló, declaraciones a la que respaldó la gente del Astana.
El director del Giro, Mauro Vegni, salió al paso de los comentarios y las acusaciones de los equipos.
“Dije que las motos al principio marcarían la trayectoria segura. La comunicación se interpretó mal”. Además, añadió que en caso de dudas los equipos pueden preguntar.
Quintana atacó en el descenso y logró, junto a Hesjedal, Rolland, Rabottini, Sicard e Izaguirre, situarse a dos minutos de desventaja del puntero Cataldo, pero con otros dos minutos de ventaja sobre el grupo del líder Urán.
En el inicio del ascenso a Val Martello, Quintana sacó su repertorio. Impuso un fuerte ritmo y, pese a no verse ayudado por Rolland y Hesjedal que buscaban mantener la rueda del colombiano, empezó a abrir distancias sobre el grupo de Urán.
Ya siendo virtual líder Nairo, llegaron los porcentajes más fuertes del Val Martello (con picos del 14%), ahí el colombiano aumentó el pasó y Rolland se descolgó, y Hesjedal aguantó hasta los últimos dos kilómetros.
Quintana entró en solitario y se hizo con una victoria con tintes épicos. Ocho segundos después acabó Hesjedal. Urán entró noveno en meta a 4:11, sabiendo que entregaba la “maglia rosa” a su compatriota.
“Tenía tres subidas que se adaptaban muy bien a mi perfil de escalador y fue fundamental el trabajo del equipo, que estuvo espectacular”, dijo Nairo al final de la carrera.
A falta de cinco etapas para que se acabe el Giro, Quintana se siente con la confianza suficiente como para mantenerse vestido de rosado hasta el próximo domingo.
“Quiero mantener la ‘maglia rosa’ hasta el último día, tengo un gran equipo que me sigue acompañando, que está muy bien. En la montaña que queda seguramente nos vamos a defender muy bien”, añadió.
Por su parte, el tico Andrey Amador acabó a más de media hora de su compañero de equipo, para ocupar la casilla 117 en la general con un total de casi tres horas.
Hoy, con Quintana como líder con 1:41 minutos de ventaja sobre Urán, se disputará la decimosétima etapa, entre Sarnonico y Vittorio Beneto, de 208 kilómetros, de transición y únicamente tres puertos de cuarta categoría.

Dinia Vargas y EFE
[email protected]
@dvargasLR

Ver comentarios