Enviar
¡Excepcionales!

Pekín clausuró unos Juegos Olímpicos espectaculares

Antonio Broto
EFE

Pekín- Con otra fiesta de perfección estética memorable, en la que los fuegos artificiales y la cultura china volvieron a tener un papel protagonista, Pekín cerró unos Juegos Olímpicos que acabaron exorcizando todos los temores generados en torno a ellos y acabaron bordeando la perfección.
Con 91 mil espectadores en las gradas volcados con el espectáculo, y miles de atletas sobre el campo del Nido de Pájaro, el director de cine y coreógrafo Zhang Yimou volvió a dejar boquiabiertos a todos con una clausura llena de luz y brillo, en la que el tenor español Plácido Domingo, muy querido en China, prestó su voz.

Los fuegos artificiales, inventados por China hace dos milenios, abrieron la fiesta dibujando la cuenta atrás, desde el número 29 (por ser Pekín los Juegos de la vigésima novena Olimpiada) hasta el cero, y, como en la inauguración, miles de extras volvieron a tomar el estadio con vistosos trajes.
Más de mil bailarinas adornadas con campanas de plata, carros con tambores que recordaron la parafernalia del Circo del Sol, y actores saltando, corriendo y volando por los aires (en alegoría del Citius, Altius, Fortius olímpico) calentaron el ambiente para la llegada de los atletas.
Papel destacado lo tuvo el pívot chino Yao Ming (todos los atletas le rodeaban para fotografiarse con él) y, sobre todo, el maratoniano keniano Samuel Kamau Wansiru, que recibió la medalla de oro por su victoria en la prueba reina del atletismo.
Al final, tras la entrega de la bandera olímpica al alcalde de Londres, Boris Johnson, un espectáculo de aires británicos con autobuses londinenses, paraguas y David Beckham.
Después, la llama se apagó bajo un fondo de música melancólica, para desconsuelo del público, pero una torre humana en el centro del estadio, que recreó también una llama con sus brasas y cenizas, aseguró que los Juegos de Pekín no se han ido del todo: seguirán en el recuerdo del Olimpismo y de China.
El presidente del Comité Olímpico Internacional, Jacques Rogge, resumió los complicados Juegos de Pekín con una frase en su discurso de cierre: “Con los JJ.OO. el mundo ha conocido más a China y China más al mundo. Han sido unos juegos realmente excepcionales”.



China en lo más alto

Pekín- Por primera vez en la historia, el equipo de China asumió la supremacía en el medallero olímpico, en el que quebró la racha de control estadounidense desde los de Atlanta de 1996.
Estados Unidos lideró la tabla final de trofeos olímpicos de manera consecutiva en los Juegos de Atlanta 96, Sídney 2000 y Atenas 2004, pero esta vez fue China, en sus juegos y con un total de 51 medallas de oro, el país que lideró el medallero definitivo de la cita pequinesa.
Los deportistas de China se dieron en sus Juegos un auténtico festín de medallas de oro. En total, se colgaron al cuello 51 metales dorados, 15 más que Estados Unidos. Además de los 51 oros, China obtuvo 21 platas y 28 bronces para un total de 100 medallas.
En conjunto, Estados Unidos fue el país que más medallas ganó (110), pero el sistema de clasificación del medallero da prioridad a los oros y los norteamericanos subieron a lo más alto del podio en 36 ocasiones. La cosecha de platas norteamericana es de 38, por 36 de bronce.
Ver comentarios