Logo La República

Jueves, 22 de agosto de 2019



MAGAZINE


Ex asesor financiero de estrellas de Hollywood se declara culpable

Redacción La República [email protected] | Martes 14 septiembre, 2010



Ex asesor financiero de estrellas de Hollywood se declara culpable

Kenneth Starr, ex asesor financiero de estrellas de Hollywood como el cineasta Martin Scorsese y la actriz Uma Thurman, se declaró el viernes culpable de estafa, lavado de dinero y asesoramiento fraudulento en un Tribunal federal de Nueva York.
La fiscalía federal del Distrito Sur de Manhattan detalló que, después de esta declaración, la juez Shira Scheindlin estableció que el 15 de diciembre se dictaría la correspondiente sentencia, que podría ascender a 45 años de prisión.
Sin embargo, la declaración de culpabilidad es producto de una negociación entre las partes por la que se recomendará una pena de entre 121 y 151 meses de prisión, a cambio de la entrega de un multimillonario apartamento que compró en uno de los barrios más caros de Manhattan con el dinero que estafó a sus clientes.
Según los cálculos de la acusación, Starr, de 66, estafó a sus clientes entre $20 millones y $50 millones mientras administraba los bienes de “una amplia red de clientes famosos”.
Además, las autoridades se han reservado el derecho de reclamar la devolución de $50 millones en activos controlados por el ex asesor y el pago de indemnizaciones a las víctimas por otros tantos millones.
Entre esos clientes se encontraban también los actores Sylvester Stallone y Wesley Snipes, y la fotógrafa Annie Leibovitz.
El fraude del que se le acusa se habría realizado a través de Starr & Co., empresa con la que Starr convencía a sus clientes para invertir grandes cantidades de dinero en “negocios seguros” que luego desviaba a sus cuentas o destinaba a inversiones más arriesgadas en las que tenía algún interés.
Además, en los casos en los que Starr controlaba las cuentas bancarias de sus clientes, realizaba “transferencias no autorizadas” a cuentas de abogados y de una empresa pantalla, y que destinaba luego “a su propio uso”, según la Fiscalía.
Cuando los clientes reclamaban al financiero el pago de beneficios, Starr utilizaba un esquema Ponzi, por el que utilizaba el dinero de las cuentas de otros inversores para satisfacer a los primeros, sin que en realidad existiera un negocio sólido que respaldara sus actividades.

Nueva York / EFE