Enviar
Fernando Lugo superaba en votos a su principal rival
Ex obispo será presidente de Paraguay

Político recibió el apoyo de una amplia coalición para desbancar de 61 años de poder al Partido Colorado

EFE
Asunción

El ex obispo católico Fernando Lugo, que colgó en 2006 los hábitos para dedicarse a la política, ganó ayer la Presidencia en Paraguay y marcó el inicio de una nueva que pone a fin los 61 años de gobiernos del Partido Colorado.
Los datos provisionales del Tribunal de Justicia Superior Electoral (TJSE), establecían, al cierre de edición, que el candidato de la Alianza Patriótica para el Cambio (APC), llevaba 248.717 votos (39,65%) de un total de 4.810 mesas escrutadas.
Blanca Ovelar, del Partido Colorado, contaba con 201.316 votos (32,10%), mientras que el general retirado Lino Oviedo, de la Unión Nacional de Ciudadanos Éticos (Unace), tiene 135.259 de los sufragios escrutados, que representa el 21,57%.
Lugo, de 56 años, mantuvo en su campaña la promesa de reconciliación y recibió el apoyo de una amplia coalición opositora que incluye a nueve agrupaciones políticas, además de una veintena de grupos sociales, campesinos, indígenas y sindicales.
El ex prelado anunció en la Navidad de hace dos años que dejaba su estado clerical para volcarse a la política para desbancar al Partido Colorado, lo que le costó la suspensión “a divinis” del Vaticano.
Lugo logró unir un amplio espectro ideológico, con el centenario Partido Liberal Radical Auténtico (PLRA, centroderecha), segunda fuerza electoral del país, agrupación de la que surgió el futuro vicepresidente paraguayo, el médico Federico Franco.
Para varios sectores, incluidos los grandes terratenientes rurales, Lugo es un “peligroso izquierdista” porque no olvidan su trabajo a favor de los pobres en los once años que fue obispo de la diócesis de San Pedro, una de las zonas rurales más pobres y conflictivas del país.
No obstante, Lugo
ha insistido en su campaña en que gobernará el país con “la ayuda de todos y para todos” incluidos los “colorados”, excepto con “la rosca mafiosa”, como define a grupos que han copado el poder durante más de seis décadas, a los que responsabiliza de la pobreza y los males del país.


Del altar a la Presidencia

Lugo se presentó como candidato de la coalición opositora Alianza Patriótica para el Cambio (APC) integrada por diez partidos políticos y 20 organizaciones sociales, sindicales y campesinas, con diferentes ideologías, desde el conservador Partido Liberal Radical Auténtico pasando por la Democracia Cristiana, el socialdemócrata Encuentro Nacional, País Solidario de centroizquierda y los izquierdistas Partido para el Movimiento al Socialismo (P-MAS) y movimiento Tekojojá (Gente Unida).
• Federico Franco, del PLRA y ex gobernador del departamento Central, será su vicepresidente. Es hermano menor de Julio César quien en 2000 se ganó las elecciones extraordinarias para la vicepresidencia de la república tras el asesinato de Luis María Argaña del gubernamental Partido Colorado.
• Lugo nació el 30 de mayo de 1951 en el pueblo San Pedro del Paraná, departamento de Itaipú, a unos 490 kilómetros al sur de Asunción.
• Entre sus propuestas económicas, el eje principal señala la necesidad de “una reforma agraria integral.
• El 18 de diciembre de 2006 presentó su renuncia al ministerio sacerdotal y a la dirección del colegio Verbo Divino, y el 25 de ese mes anunció su ingreso oficial en la política con miras a las elecciones generales de 2008.
• En junio de 2006 el p
artido Patria Querida, segunda fuerza opositora del país le pidió que liderara la creación de un movimiento de concertación con el objetivo de terminar con 60 años de poder del Partido Colorado.
• Renunció a la jerarquía de obispo católico el 25 de diciembre de 2006 pero el papa Benedicto XVI lo suspendió “a divinis”, aclarando que su condición de clérigo es para toda la vida.
• El 9 de diciembre de 2007, las primarias del pequeño partido opositor Democracia Cristiana eligió por unanimidad a Lugo como presidenciable, requisito fundamental para liderar la APC.
• El ex clérigo en el cierre de su campaña había anticipado que “llegó la hora del cambio” y prometió que a partir del 15 de agosto próximo, la toma del mando, “seremos todos iguales”.
• En julio de 2005 pasó a ser obispo emérito y dos meses después comenzó a desarrollar su vocación tardía: la política, lanzando críticas hacia el gobierno del presidente Nicanor Duarte.
• En 1994 fue ordenado obispo y asignado a la diócesis de San Pedro, una de las regiones más pobres del país, donde apoyo a los campesinos sin tierra propia en momentos que Paraguay vivía los primeros años de su turbulenta transición hacia la democracia plena.
• En 1992 fue nombrado superior provincial de los misioneros del Verbo Divino en Paraguay y vicepresidente de la Confederación de Religiosos del Paraguay.
• En 1970 ingresó al Noviciado de los misioneros de la congregación Verbo Divino. En septiembre de 1972 profesó en Asunción y en 1975 hizo los votos perpetuos.
• Estudió en la Universidad Católica Nuestra Señora de la Asunción de la capital paraguaya, donde obtuvo el título de licenciado en Ciencias Religiosas.
• Fue ordenado sacerdote el 15 de agosto de 1977 y posteriormente se trasladó a Ecuador para trabajar como misionero en la diócesis de la provincia andina de Bolívar.


Ver comentarios