Enviar

Evite el desorden en la oficina

Los ejecutivos pueden tardar hasta seis semanas al año buscando archivos e información debido al caos en sus escritorios



Apilar papeles en el escritorio, así como acumular objetos constantemente en su área de trabajo de una forma desorganizada le podría afectar no solo su imagen en la oficina, sino también su productividad.
Un estudio reciente publicado en el sitio forbes.com dio a conocer el impacto negativo que tiene el desorden en el 90% de los encuestados, tanto en sus vidas personales, como en su trabajo.
El estudio realizado por la cadena de tiendas OfficeMax, también determinó que el 77% de los participantes consideró que el desorden daña su productividad, algo que coincide con investigaciones previas que estiman que los ejecutivos pueden tardar hasta seis semanas al año buscando archivos e información debido a esto, según publica el sitio.
Otros resultados mostraron que el 35% se siente avergonzado cuando alguien ve su escritorio en esas condiciones.
“En cuanto al desorden o a la famosa frase ‘yo tengo un orden diferente’ que ha llevado a que muchas personas manifiesten ‘por favor no me toquen nada’, considero que no es más que una excusa para no hacer un esfuerzo”, según el criterio de Johnny González Garita, director de regiones de Grupo Mutual.
Precisamente esa visión es la que se debe evitar, por que incluso ese mal hábito podría crearle una imagen de ineficiencia, de que es una persona lenta y por supuesto que cuando se le solicita información debe buscar entre el mar de papeles, incluso, en algunas ocasiones, sin éxito.
“Muchos de los socios laborales, mantienen una gran cantidad de papeles en el puesto trabajo y justifican que están haciendo muchas tareas de manera simultánea; sin embargo, cuando se observa tal cantidad de expedientes, la sensación que genera es que están muy ocupados, pero porque está retrasado o tiene trabajo pendiente”, agregó González.
Incluso, algunos expertos en esta materia indican que el desorden lleva a que el cerebro sienta cansancio, ya que constantemente está pensando en más de una cosa a la vez.
La recomendación de González es tener solamente a la vista lo que se está atendiendo, dejando clasificado y archivado el resto de las cosas según su importancia y urgencia.
Para María Fernanda Ruíz, ejecutiva de Trade Marketing de Punto Rojo, el desorden es un enemigo de las buenas costumbres. “Este es un tema no sólo de cómo nos puedan ver las demás personas, es un tema de respeto hacia nuestros compañeros, sobretodo en la mayoría de las empresas donde los espacios de trabajo son compartidos. Leí en alguna ocasión en el Manual de Urbanidad de Carreño que ‘Las personas, desconfían de los desordenados, descuidados e incapaces de mantener el control y proteger sus cosas y espacios”, comentó.

Melissa González
[email protected]
Ver comentarios