Logo La República

Miércoles, 12 de diciembre de 2018



EDITORIAL


Evasión tributaria afecta a muchos

| Martes 01 julio, 2014



La comunidad nacional, que sí cumple con sus obligaciones tributarias, merece que se lleven a cabo acciones, mediante la tecnología de punta, que vengan a solucionar el déficit fiscal y permitan hacer obra con dinero fresco


Evasión tributaria afecta a muchos

Sabemos que existe la tecnología de punta que puede servir para aplicar las técnicas de la llamada “minería de datos”, y por ello no se justifica que el país, especialmente la gente honesta, siga cargando con el problema de la evasión fiscal.
El déficit fiscal del país podría seguir aumentando peligrosamente y colocar al Gobierno en situación de no poder llevar adelante los planes y proyectos que son indispensables y condenarnos a una grave crisis que, si queremos, podemos evitar.
Aún estamos a tiempo, a pesar de que hemos adquirido deuda externa y la hemos usado para pagar gasto ordinario.
Hacienda puede aplicar la “minería de datos” mediante la tecnología de punta, que le permitiría reaccionar de forma inmediata ante la presencia de estrategias e irregularidades en los datos presentados por alguna empresa, tras de los cuales se esconda la evasión tributaria.
Pero también ante el hecho de que alguien que debería pagar tributos no lo hace porque ni siquiera presenta su declaración, lo cual, como sabemos, constituye un delito.
El resto de la comunidad nacional, que sí cumple con sus obligaciones tributarias, merece que se lleven a cabo esas acciones que vendrían a solucionar en gran medida el déficit fiscal del país.
Lo merecen todos los costarricenses que ven hoy con gran decepción cómo los gobiernos han venido permitiendo la evasión fiscal, gracias a lo cual no se ha tenido el dinero público suficiente para grandes necesidades de la población.
Cobrar bien los tributos generaría de inmediato millones de millones con los que se podrían brindar a los costarricenses servicios oportunos y de alta calidad en salud y educación, además de la infraestructura que en varias áreas se necesita con urgencia como carreteras, escuelas, hospitales y seguridad, entre otros.
Contar con el dinero para que Costa Rica pueda hacer esas inversiones sin tener que endeudarse significaría dar un enorme salto cualitativo como país.
Pero además, iría creando una cultura diferente en las personas que deberán hacerse a la idea de que no deben evadir impuestos. Un cambio hacia la cultura de la honestidad.
Por otra parte, la oferta de cambio del nuevo Gobierno, que prometió transparencia, permitirá que todos sepamos no solo cuánto se recauda y cuánto se deja de recaudar, quiénes cumplen mes a mes y quiénes no, sino también en qué se invierten esos dineros y qué se hará para evitar las fugas actuales, ya una costumbre para muchos que lo ven casi normal cuando en realidad es toda una demostración de deshonestidad.