Enviar
Sábado 6 Noviembre, 2010

Europa, tierra de oportunidades al exportador costarricense

Luego de nuestro paso por SIAL-PARIS (ver artículo publicado en este medio el 26 de octubre de 2010), hemos tenido la oportunidad de reunirnos con empresarios, cámaras de empresarios y algunos funcionarios de gobierno y organismos internacionales, en Alemania, Suiza, República Checa, Austria, Bélgica e Italia.
Ha sido claro para nosotros la imagen país tan importante que Costa Rica se ha ganado en el sector empresarial y turístico europeo, la aceptación tan clara de nuestros productos y servicios en esa región, el respeto a nuestra calidad profesional y como personas de primer nivel.
Pudimos ver la posición privilegiada, por ejemplo, de que gozan la piña y otras frutas costarricenses en toda Europa. Donde se habla de la piña de Costa Rica y luego todas las demás. Nos encontramos, en ese mismo sentido, lugares como Praga (República Checa) donde el kilo de café tostado de Costa Rica se vende a €50 y el consumidor lo paga sin mayores problemas, porque sabe que está comprando el mejor café del mundo. Y en Alemania fuimos testigos del enorme respeto que sienten por la calidad de servicios en informática que llegan de Costa Rica.
Como profesionales en derecho, se nos respeta como los mejores en temas jurídicos y de asesoría empresarial en toda la región de Centroamérica y el Caribe, y nos visualizan como los ideales consejeros para establecer sus empresas y casas de representación en diversas áreas de la industria en general.
Europa es una tierra de grandes oportunidades para todo el sector exportador de Costa Rica, es un mundo que nos espera para presentar, rompiendo nuestros propios paradigmas, la inmensa gama de productos y servicios de calidad que nuestro país tiene.
Aprovechemos ese potencial, las oportunidades de vender nuestros productos y servicios a un precio infinitamente superior al que podemos hacerlo en los mercados tradicionales de exportación. Con clientes de gran solvencia moral y financiera, con estructuras de organización de primera línea y con gente muy seria para hacer negocios.
Finalmente, mucho cuidado, porque no todo es un lecho de rosas para los costarricenses en Europa. No fueron pocas las quejas que recibimos de clientes insatisfechos con el tema de la responsabilidad, la puntualidad y el orden para negociar con los ticos. Y, ciertamente, poco ganamos con buenos productos o servicios de calidad, si no tenemos la capacidad de cumplir con el horario en una reunión, con la responsabilidad mínima de contestar un correo o enviar una información a tiempo y, sobre todo, con cumplir al pie de la letra el convenio firmado con los europeos; pues a ellos les es muy difícil aceptar que las cosas no se hagan con transparencia y seriedad a la hora de establecer negocios.
Las oportunidades siempre están esperando al que las quiera aprovechar … y Europa es una tierra de oportunidades que el exportador costarricense no debe desaprovechar … Buena suerte en esa empresa, amigo exportador.

Boris Molina
Abogado
[email protected]