Foto 1
Enviar

El peor año del euro en una década parece más sombrío aún después de la inclusión del yuan chino en la canasta de monedas de reserva del Fondo Monetario Internacional.
La ponderación de la moneda de 19 países en la canasta de Derechos Especiales de Giro del FMI caerá de 37,4% a 30,93%, dijo la organización este lunes. El yuan se sumará al dólar, el euro, la libra y el yen en la distribución de los DEG desde el 1º de octubre de 2016 con una ponderación de 10,92%.
El euro se desplomó 13% contra el dólar este año, su mayor caída en una década, y los bancos centrales han reducido la proporción de la moneda común en sus reservas al menor nivel desde 2002. El presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, señaló el 22 de octubre que los responsables de las políticas económicas están abiertos a aumentar el estímulo, luego de embarcarse en un programa de compra de activos por valor de 1,1 billón de euros ($1,2 billón) en marzo.
“El euro será la moneda más afectada por este ajuste de las ponderaciones”, dijo Douglas Borthwick, jefe de cambio de divisas de la empresa de corretaje neoyorquina Chapdelaine & Co. “El FMI le está sacando al euro para darle a China; los otros montos de reequilibrio son en gran parte insignificantes”.
La moneda china superará al yen y a la libra esterlina en la nueva cesta. Los niveles serán de 41,73% para el dólar, 8,33% para el yen y 8,09 para la libra, dijo el FMI. Actualmente, el dólar representa el 41,9% de la cesta; la libra, el 11,3% y el yen, el 9,4%.
Este es el primer cambio en la composición de las monedas de la canasta de DEG desde 1999, cuando el euro reemplazó al marco alemán y al franco francés. También marca un hito en el ascenso de décadas del yuan hacia la credibilidad internacional. La moneda se creó luego de la Segunda Guerra Mundial y durante años solo pudo usarse internamente en el país comunista. El FMI revisa la composición de la cesta cada cinco años y rechazó al yuan en su última revisión, en 2010.
El euro cayó 5,3% este trimestre contra el dólar, la mayor baja entre diez pares de mercados desarrollados. La moneda común estaba a $1,0586 a las 6:30 p.m. en Londres luego de bajar a un mínimo de siete meses de $1,0558 este lunes.
“Yo no creo que signifique que los bancos centrales vayan a reducir marcadamente sus reservas en euros en el corto plazo, pero el cambio de los DEG y tal vez en especial la prevalencia de tasas negativas en el extremo corto de la curva de tasas del euro, sugieren que el euro será menos favorecido por los gestores de activos de reserva”, dijo Shaun Osborne, estratega jefe de cambio de divisas de Bank of Nova

Ver comentarios