Enviar
“Ética y responsabilidad social se fueron desgastando en la banca”
Con la agenda de proyectos futuros en mano, Alfredo Ortuño, director por Costa Rica del BCIE, considera que la recuperación de la banca clásica, sumada al apoyo del desarrollo de obras del sector público, será vital para la recuperación financiera en 2010

Erick Díaz
Víctor Sanabria
[email protected]
[email protected]


El Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) ya tiene trabajo adelantado en lo que serán los proyectos que planea apoyar en 2010, año en el que para las autoridades del ente regional se marcará el curso de los sistemas financieros para la próxima década.
Específicamente el BCIE planea desembolsar al país unos $1.038 millones en los próximos 12 meses, y reorientar sus operaciones en las áreas de focalización de la Estrategia Institucional 2010- 2014, como lo son infraestructura productiva, infraestructura social, energía, industria, agricultura y agroindustria, turismo, educación e innovación, mipymes y sistema financiero.
“Todas las obras públicas que estamos apoyando requieren mano de obra de manera inmediata. Además, la inversión de esos dineros en insumos locales genera riqueza y movimiento de la economía”, aseguró Alfredo Ortuño, director por Costa Rica del BCIE, quien hizo una radiografía financiera del año que se acerca a su final.

¿Qué factores caracterizaron a este año?
Es un año de grandes transformaciones y para el sistema financiero ha estado lleno de sorpresas, ya que los dos años anteriores habían marcado un crecimiento fuera de los parámetros normales. Este año nos sorprende sobre todo en temas de regulación, pues nos percatamos de que los sistemas regulatorios en el mundo estaban fuera del contexto de lo que estaba sucediendo.

¿Cuál es la evaluación en términos de Centroamérica?
Dicen que la razón que les permitió a las finanzas regionales no sufrir tanto es que no fuimos invitados a participar en la fiesta de los nuevos productos financieros tóxicos que causaron el deterioro de los sistemas financieros. Por eso nos liberamos colateralmente de la crisis.

¿Cuáles serán los retos para 2010?
Tenemos que definir el curso de lo que vivan los sistemas financieros en la nueva década. Creo que finalmente la crisis tocó fondo, pero aún no sabemos la forma que tomará la recuperación; eso sí, será lenta aunque sin recaídas.

¿Qué rol jugará el BCIE en esta transformación?
Estamos llamados a modular la definición de esos nuevos parámetros.

¿Concretamente, qué ideas manejan en torno a esa función?
Hay dos temas profundos: la parte de ética bancaria y la de responsabilidad social. Estos dos aspectos se fueron desgastando en la banca y llegó el momento de recuperar lo que era la banca clásica.

¿Qué proyectos tienen en agenda para el otro año?
Venimos caminando con una serie de proyectos que están en medio camino, y además queremos poner más énfasis en la parte del sector público, ya que es el que realmente beneficia a las masas. Por eso la educación, seguridad social y la infraestructura siguen siendo temas primordiales para el banco. Además, seguiremos apoyando a instituciones como el Instituto Costarricense de Electricidad en el desarrollo de proyectos como la represa del Reventazón, y en la parte de telefonía pues el BCIE es el dueño de las redes móviles del país. También trabajamos con Acueductos y Alcantarillados, y apoyaremos los desarrollos en infraestructura en general, como carreteras, puertos y estamos participando con los concesionarios del Aeropuerto de Liberia para ver si podemos ayudarlos en el financiamiento de las remodelaciones de ese centro. Con la Refinadora Costarricense de Petróleo estamos hablando para la construcción de esferas de gas licuado; este será el tipo de obras que apoyaremos en 2010.

¿Cuál es la posición del banco de cara a posibles integraciones financieras en Centroamérica?
Siempre apoyamos la idea de una integración de las bolsas de valores centroamericanas, para que la masa crítica sea mayor y para que las mismas bolsas se apoyen. Esto generaría un mercado de capitales más amplio y profundo, el cual daría más opciones a los agentes. Además, hemos apoyado de manera decidida lo que tiene que ver con procesos de tratado de libre comercio, como el actual con la Unión Europea, el cual contempla integración.



Ver comentarios