Logo La República

Miércoles, 21 de noviembre de 2018



BLOOMBERG


Etanol encarece alimentos y puede agravar contaminación

| Viernes 22 febrero, 2008



Etanol encarece alimentos y puede agravar contaminación


Washington
Los planes de Estados Unidos de reemplazar un 15% de su consumo de gasolina con combustibles hechos a base de cosechas, como el etanol, ya están teniendo consecuencias imprevistas, conforme aumentan los precios de los alimentos y de los fertilizantes.
Cerca de 33% del maíz que se produce en Estados Unidos se usará para fabricar combustible durante los diez próximos años, en comparación con 11% en el 2002, calcula el Departamento de Agricultura. El maíz ha subido un 20% a un récord en la bolsa CBOT de Chicago a partir del 19 de diciembre, el día en que el presidente George W. Bush refrendó un proyecto de ley que dispone la quintuplicación de los combustibles de fuentes renovables para el 2022.
El alza de la demanda de maíz contribuyó a que los precios de los alimentos subieran un 4,9% el año pasado, lo máximo desde 1990, y reducirá las existencias mundiales del grano a lo mínimo en 24 años, según estadísticas gubernamentales. Si bien los partidarios del etanol dicen que es más limpio que la gasolina, un estudio de la Universidad de Princeton publicado este mes dice que el etanol causa más perjuicios ambientales que los combustibles fósiles.
“Estamos ordenando y subvencionando algo que distorsiona el mercado”, dijo Cal Dooley, ex congresista federal de California, que representa compañías como Kraft Foods Inc. y General Mills Inc. en calidad de presidente de la Grocery Manufacturers Association, la asociación de los fabricantes de víveres, con sede en Washington.”No hay exceso de materia prima, y los precios están subiendo”.
La ley de combustibles dispone que Estados Unidos utilice 36 mil millones de galones (136.270 millones de litros) de combustibles renovables para el 2022, de los cuales 15 mil millones de galones podrán provenir del etanol hecho de maíz. Esto equivale a más de dos veces la capacidad productiva actual del país, de unos 8.060 millones.
Los precios del petróleo se triplicaron a partir del final del 2003 y esto hizo que el Gobierno examinara más detenidamente los combustibles alternativos. Ahora la competencia por el maíz está dando lugar al aumento de los costos de las compañías de alimentos, elevando los precios de todo desde el ganado hasta los prod
uctos lácteos.
El precio del maíz se ha duplicado en los dos últimos años, y sentó ayer una marca de $5,29 por bushel en Chicago. El precio de los novillos vendidos en cebaderos subió un 8,7% en los 12 últimos meses, y sentó una marca de $1,1965 la libra el 6 de septiembre en la bolsa mercantil CME de Chicago. La leche entera subió un promedio de 26% interanual a $3,871 el galón en enero, dijo el miércoles pasado el Departamento de Trabajo.
“Por miles de años, los humanos cultivaron los alimentos y los comieron”, dijo Andrew Redleaf, de 50 años, máximo responsable de Whitebox Advisors LLC, un fondo de cobertura de riesgo de Minneápolis que administra $3 mil millones. “Ahora estamos quemando las cosechas para hacer combustible”.
Whitebox compró tres silos en Estados Unidos en los 12 últimos meses para sacar provecho al aumento de la demanda.
Los agricultores tendrán que aumentar la siembra de maíz para etanol un 43% a 30 millones de acres (12,1 millones de hectáreas) para el 2015 a fin de satisfacer los requisitos del Gobierno, dijo Bill Nelson, subdirector general de A.G. Edwards Inc. en San Luis, estado de Misuri. Este año por lo menos, los agricultores fuera de la región del Oeste Medio están concentrados en cultivos más rentables, como la soya y el trigo, dijo ayer el Departamento de Agricultura en un pronóstico de cosechas del 2008.
La siembra de maíz disminuirá un 3,8% este año a 90 millones de acres conforme los agricultores dedican un 12% más de terreno a la soya y un 6% más al trigo, dijo Joe Glauber, economista jefe interino del departamento, en la conferencia anual del organismo en Arlington, estado de Virginia. El Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA) dijo el 8 de febrero que las reservas mundiales de maíz disminuirían por séptimo año en los últimos ocho.