Estudio revela desventaja de los autos que no necesitan conductor
Los autos que se conducen por sí solos consumirán más energía que los que llevan un conductor al volante, según un estudio de la Universidad de Michigan en Ann Arbor. Bloomberg/ La República
Enviar

Estudio revela desventaja de los autos que no necesitan conductor

Será mejor que los autos automáticos puedan reabastecerse de combustible. Consumirán más energía que los autos que llevan un conductor al volante.
Esa es la conclusión de un nuevo estudio de investigadores de la Universidad de Michigan en Ann Arbor. Dicen que los autos autónomos podrían revertir una arraigada tendencia de menor consumo de combustible.


Por lo menos media decena de empresas automotrices y tecnológicas, desde General Motors Co. hasta Google Inc., desarrollan los vehículos futuristas que se guiarían por sensores y posicionamiento satelital. Baidu Inc., la compañía de búsquedas de Internet que tiene sede en Pekín, dijo el lunes que este año podría tener un modelo en la calle.
¿Cómo usarían más energía que los autos convencionales? Con más viajes. En la mayor parte de las familias, cada adulto viaja a su trabajo, hace mandados y transporta a los niños por separado, según la Encuesta Nacional de Viajes Familiares de los Estados Unidos. Un auto que no necesite conductor haría más viajes para completar las mismas tareas, dijeron los investigadores de la Universidad de Michigan. Dejaría a uno de los padres en el trabajo, regresaría a casa en busca de otro y luego llevaría a los niños a la escuela. Regresaría a casa y más tarde iniciaría el ciclo de la vuelta.
Lo que aún no se sabe es cuántas personas que no conducen, como niños y usuarios de transporte público, empezarán a compartir autos automáticos. Esos nuevos viajes —y los correspondientes retornos— podrían significar mayor cantidad de traslados totales.
Un aumento de los viajes compartidos podría significar que los estadounidenses tendrían 43% menos autos (de 2,1 a 1,2 vehículos por familia), pero que los usarían un 75% más, de 18.766 a 32.840 kilómetros (11.661 a 20.406 millas) anuales por vehículo, según cálculos de Brandon Schoettle y Michael Sivak, del Instituto de Análisis del Transporte de la Universidad de. Su financiamiento procede de organismos gubernamentales federales y estatales y de compañías fabricantes de automóviles y proveedoras del sector.
“Compartir el vehículo podría terminar por aumentar el kilometraje debido a todos los viajes de conexión”, dijo Schoettle. “El efecto probablemente sea un incremento del kilometraje y, por lo general, a una mayor cantidad de kilómetros recorridos es también mayor el combustible consumido.
Los autos automatizados podrían resultar mejores en lo que respecta a conservar el combustible porque no lo derrocharían en pisar a fondo el acelerador ni en clavar los frenos, como hacen las personas, dijo Schoettle. Serían mejores en lo relativo a evitar embotellamientos y luces rojas, y encontrarían lugar para estacional sin tener que dar mil vueltas. Por otra parte, aplicaciones como las que ofrecen Uber Technologies Inc. y Lyft Inc. podrían hacer que los viajes compartidos resultaran más eficientes. “Los vehículos autónomos compartidos” podrían utilizar un 12% menos de combustible y emitir un 5,6% menos de gases de invernadero que los autos comunes, según un estudio de 2015 de investigadores de la Universidad de Texas en Austin.
La carrera por llevar al mercado el primer auto robo se intensificó con el anuncio de Baidu. Google presentó un prototipo de auto automatizado en diciembre. Mercedes-Benz y la división Audi de Volkswagen AG también realizan pruebas. Otras compañías, tales como Toyota Motor Co., Honda Motor Co y General Motors, desarrollan tecnologías para asistir –si bien no reemplazar- a los conductores humanos.

 Bloomberg


Ver comentarios