Logo La República

Miércoles, 12 de diciembre de 2018



NACIONALES


Estudiantes de colegios privados llenan universidades públicas

Maria Siu [email protected] | Miércoles 27 agosto, 2014

Los rectores de las universidades públicas, Sandra León, de la UNA; Henning Jensen, de la UCR; Julio César Calvo, del ITCR, y Luis Guillermo Carpio, de la UNED. Marco Monge/La República


Una tercera parte de los jóvenes viene de clase acomodada

Estudiantes de colegios privados llenan universidades públicas

Densidad aumentó un 50%

Los estudiantes graduados de colegios privados y semiprivados representan la tercera parte de la matrícula de nuevo ingreso a las universidades públicas.

En los últimos seis años se dio un incremento en la llegada de jóvenes de los centros subvencionados por el Estado.
La explicación de este comportamiento puede obedecer a que existe un incremento significativo de las personas graduadas de educación privada que aprueban el bachillerato.
Mientras la cantidad de egresados de colegios privados fue de un 20,4% en 2009, la cifra subió a un 30,7% solo tres años después.
Estos colegios aparecen cada año en las mejores notas de ingreso a las universidades públicas, de acuerdo con el rendimiento en las pruebas de admisión.
Si bien, algunos economistas manejan el tema del cobro a los estudiantes de mayor ingreso económico como una opción, las universidades descartan la idea.
“Ninguna universidad del mundo vive del cobro de matrícula, ni Oxford, ni Yale. Viven de fondos externos, que muchas veces pueden ser cuestionados”, dijo Henning Jensen, rector de la UCR.
El modelo costarricense apuesta más por el compromiso social, según las universidades. En ese sentido, se dice que más de un 50% de los estudiantes son becados en tres de las cuatro instituciones.
La mayor parte de las becas responden a jóvenes de las sedes regionales, donde se ha dado el mayor incremento en la matrícula.
Una situación similar ocurre en el Instituto Tecnológico de Costa Rica (ITCR) y la Universidad Nacional (UNA).
La inversión en las becas se da debido a que las universidades han comprobado que son los estudiantes que menos desertan y que obtienen los mejores promedios.
“Por su carácter pública titulamos un bien público, lejos de adoptar un modelo como el chileno donde solo el 7% de los fondos son públicos y el resto son privados”, agregó Jensen.
La reglamentación de las universidades públicas del país impide que el cobro de la matrícula vaya a financiar algo que no sea los servicios estudiantiles.
“Nada puede ir a gasto operativo o para salarios. Eso ocurre en todas las universidades, no solo en la UCR”, recalcó el rector y presidente del Consejo Nacional de Rectores.
La estructura de cobrar a quiénes más tienen parte de una base de justicia social, a criterio de Thelmo Vargas, economista y ex ministro de Hacienda.
En la UCR, más del 40% de los jóvenes de colegios privados que optaron por el ingreso, lograron el objetivo, a diferencia de los estudiantes provenientes de la mayoría de centros públicos.
Se estima que cerca de la mitad de los estudiantes de colegios privados pertenece al 20% más rico de la población.

María Siu Lanzas
[email protected]
@La_Republica