Enviar
Estar bien

Matrimonios felices

Un estudio reveló que los matrimonios felices son buenos para todo, incluso para la tensión arterial, en cambio, estar casado con problemas puede ser peor para la salud que el estar soltero.
El análisis indica que los casados, tanto hombres como mujeres, tienen una media de cuatro puntos de tensión menos que la gente adulta soltera, incluso si estos tienen un importante grupo de apoyo entre familiares y amigos.

Insulina podría tener efectos en la longevidad

Científicos del Centro Joslin para la Diabetes en Estados Unidos han revelado que la insulina tiene un efecto hasta ahora desconocido en el envejecimiento y en la longevidad de las personas.
El informe señala que la insulina inhibe una proteína de regulación genética llamada SKN-1 y que cuando se aumenta su actividad se incrementa la longevidad.

Dieta vegetariana podría mejorar síntomas de artritis

Una dieta vegetariana estricta y libre de gluten podría mejorar los síntomas de los enfermos de artritis reumatoide, según un estudio sueco.
El estudio se basa en una muestra muy pequeña ya que en él tomaron parte solo 30 pacientes que sustituyeron su dieta habitual por una de ese tipo.
Los investigadores no están todavía seguros de por qué se produjeron esas mejoras con el cambio de dieta, pero detectaron ciertas modificaciones del sistema inmunológico que podrían explicarlas.

La barriga abultada puede anunciar riesgo de demencia
Las personas mayores de 40 años y con barriga abultada corren mayor peligro de sufrir demencia cuando llegan a los 70, revela un estudio divulgado por la versión en Internet de la revista Neurology.
Según los científicos esta es la primera vez que se demuestra una vinculación directa entre la mayor circunferencia de la cintura y el riesgo de la demencia.

El barrio influye sobre los niveles de ejercicio
Su barrio podría tener una influencia positiva sobre la cantidad de ejercicio que usted haga, según un estudio que examinó datos de más de 8 mil personas de 373 barrios de Chicago.
Los investigadores hallaron que las personas que viven en barrios que tienen mayores niveles de pobreza, menores niveles educativos y más mujeres cabeza de familia tienen menores probabilidades que otras de hacer ejercicio. Sin embargo, esto no significa que sea menos probable que las personas más pobres hagan ejercicio, advirtieron los investigadores, quienes encontraron que el ingreso individual no era tan importante como el barrio para determinar los niveles de ejercicio.
Ver comentarios