Enviar
Estados Unidos se paraliza por nieve
Miles de vuelos en la costa este suspendidos por fuerte temporal

La costa este de Estados Unidos se encontraba ayer paralizada tras el paso de un fuerte temporal de nieve y frío polar que mantiene cerrados los tres grandes aeropuertos que dan servicio a Nueva York y que ha forzado a suspender buena parte del tráfico rodado y ferroviario en el noreste del país.
Entre los más afectados se encontraban los viajeros que el domingo lograron llegar a la ciudad en avión, pese a las más de dos mil cancelaciones.
Estos viajeros vivieron una verdadera odisea para recuperar sus equipajes, salir de los aeropuertos y llegar a sus destinos finales.
Los aeropuertos de JFK, Newark y La Guardia -los tres grandes que dan servicio a Nueva York y sus alrededores- suspendieron sus operaciones el domingo por la noche a causa de la acumulación de nieve en las pistas y la escasa visibilidad.
En Nueva York se registró ayer una media de unos 60 centímetros de nieve, mientras que en algunos puntos de la vecina Nueva Jersey se rozó el metro.
A todo ello se sumó un fuerte viento que acompañó a la nevada y que llegó a alcanzar los 180 kilómetros por hora en determinadas zonas, lo que redujo al mínimo la visibilidad.
Así, y aunque a medida que avanzaba el día el sol asomaba en casi todo el noreste del país, el grueso manto blanco dejado por el temporal ha convertido en una pesadilla el regreso al trabajo tras el largo fin de semana de Navidad.
Apenas se veían ayer vehículos por las grandes avenidas que atraviesan Nueva York y pocos eran los transeúntes que se aventuraban a tratar de llegar a pie a sus empleos para comenzar la última semana del año.
Los turistas maravillados con una Gran Manzana pintada de blanco se confundían con los operarios de mantenimiento de los rascacielos que limpiaban las aceras de nieve y hielo.
Según el Ayuntamiento de Nueva York, unos 1.700 quitanieves y camiones con sal trabajan desde el domingo para limpiar los más de 9 mil kilómetros de calle de la ciudad, mientras que las tres redes de ferrocarriles de cercanías han suspendido prácticamente todos sus servicios y la mayoría de las líneas del metro funcionan con dificultades.
La compañía ferroviaria Amtrak informó ayer que poco a poco se va reanudando la actividad a lo largo de los corredores del noreste, después de que el domingo se cancelara el servicio Boston-Nueva York, lo que afectó a más de 10 mil pasajeros.
De todos modos, según la empresa, la regularidad habitual no se recuperará hasta el martes a medida que se vayan limpiando las vías de nieve y hielo.
Las autoridades de Virginia, Maryland y Massachusetts han declarado el estado de emergencia a medida que la oleada de frío, nieve y viento avanzó a lo largo del fin de semana desde el centro del país hacia el este.
Los estados de Georgia, Carolina del Norte y Carolina del Sur también se han visto afectados por la oleada de frío e incluso Florida sufre el rigor inusual de las bajas temperaturas, con una mínima ayer de hasta 2 grados bajo cero en Orlando.
Así, este diciembre pasará ya a la historia en el sur de Florida como el más frío, según el servicio meteorológico nacional.
El tráfico rodado también era una pesadilla a lo largo de la costa este del país, particularmente en los estados del noreste, donde los quitanieves no daban abasto para limpiar vías en las que se podían ver numerosos automóviles y camiones abandonados.
Las autoridades de Nueva York, Connecticut y Nueva Jersey han pedido a los ciudadanos que no usen el automóvil si no es estrictamente necesario y, que en todo caso, se proceda con extremada precaución.
Unas 50 personas que viajaban en autobús de Atlantic City (New Jersey) a Nueva York tuvieron que ser rescatadas a medianoche en plena autopista por la Policía, que todavía trata de localizar otro autobús que también había quedado atrapado por la nieve.

Nueva York
EFE
Ver comentarios