Enviar

Estados Unidos e Israel pierden su derecho a voto en la Unesco

201311081137381.unesco-web.jpg
Estados Unidos e Israel perdieron hoy su derecho a voto en la Conferencia General de la Unesco por no haber pagado su contribución desde 2011, tras la admisión de Palestina como estado miembro de esta organización de la ONU, indicaron hoy fuentes de la Unesco.

La Organización de la ONU para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) aplicó su reglamento interno, que indica que todo país que, sin justificación, no esté al corriente de pago, pierde su derecho de voto.

Estados Unidos, principal contribuyente al presupuesto de la Unesco, con un 22% del total, e Israel suspendieron su aportación tras la admisión de Palestina, por lo que deben los ejercicios de 2011, 2012 y 2013.

La decisión de retirar el voto a un país miembro solo puede ser tomada por la Conferencia General, que reúne a todos los miembros cada dos años.

Tanto Estados Unidos como Israel tenían de plazo hasta esta mañana para presentar alegaciones a su falta de pago, pero al no haberlo hecho, el organismo ha aplicado la norma que les quita el derecho de voto.

Se trata del artículo 4 de la Constitución de la Unesco, que establece que la suspensión de voto también atañe a otros comités y consejos de la organización, como el Consejo Ejecutivo, del que forma parte Estados Unidos.

La falta de pago de Estados Unidos ha obligado en los últimos años a la Unesco a congelar muchos de sus programas y a prescindir de colaboradores.

La organización se plantea, incluso, un plan de reducción de su personal, algo que no ha sucedido nunca en su historia.

No es la primera vez que Estados deja de pagar a la Unesco, algo que ya sucedió en 1984 por desacuerdos entre la administración que encabezó Ronald Reagan (1980-1988) con la "politización" de la organización.

Casi 20 años más tarde, Washington regresaba a la Unesco, pero su contribución duró hasta 2011.

En octubre de ese año, el plenario de la organización votó la inclusión de Palestina como estado miembro, lo que le convirtió en la primera agencia de la ONU en hacerlo.

Washington ha afirmado que una ley interna le prohíbe contribuir a una organización que acoge a estados no reconocidos por la ONU, a la que sigue apelando, pese a que la Asamblea General de Naciones Unidas sí admitió a Palestina como estado no miembro u observador en noviembre de 2012.

Ver comentarios